top of page

7.000 capas sufíes


Todos tenemos un fuerte narcicismo y demasiado amor propio e insuficiente por los demás, el amor propio se interpone en el amor por los demás.

Narciso, si recuerdas la mitología griega era un hombre que no sabía amar. Rechazó el amor de la Linfa Eco y por eso fue maldecido enamorándose de sí mismo. Después de la maldición llegó a un lago, vio su reflejo en el agua y se enamoró tanto de él que no puedo apartar la vista. Se sentó a mirar su reflejo y se murió de hambre y se transformó en la flor, el Narciso. Lo terrible es que todos somos un poco como el Narciso, nos morimos de hambre y de alimento emocional real, anhelamos el amor verdadero.

Entrevistador - He oído que es Sufista-

Entrevistado - Sí -

Entrevistador - ¿Qué diferencia hay entre Sufista y Musulmán?-

Entrevistado - Siéntate y te lo cuento. El Islam, como otras religiones traen la práctica eterna, cómo rezas, cómo actúas moral y éticamente. El Sufismo, como gran tradición mística trata de la experiencia interna. Mi Maestro Sufista decía que todos aprendemos el ritual externo de rezar, pero el Sufismo desarrolla el corazón para rezar.

Hay un dicho en el Islam, una revelación del profeta Mahoma, alabado y bendito sea:

Alá dice: hay 70 mil velos entre tú y yo, pero no hay ninguno entre yo y tú; esos 70 mil velos los ponemos sobre nuestras almas, así la luz, la alegría, la felicidad, el alma no están a nuestro alcance, no porque no estén ahí, sino porque las ocultamos al preocuparnos por la opinión de otros, al perseguir cosas mundanas que son efímeras.

Entrevistador: - ¿Cómo descubro mi alma?

Entrevistado: - Velo a velo, de "VIZMILA" antes de seguir ("V” es "En") "ISMI" (es nombre) "ALA" (es Dios) y no importa la palabra sino el significado.


LOS ACUERDOS DE LA FELICIDAD (extractos de la película)


*

En un curso que hice de sufismo el maestro me dijo que entre él y yo, siete mil capas nos separaban, siete mil velos; con la posibilidad de atravesarlos o sólo dejarlos caer, y de transformar a lo que yo le llamo realidad. Por eso la incertidumbre es tan certera, el escepticismo es tan verdadero, la posibilidad es tan real, y la verdad es tan infinita, lo importante es que todas son (del verbo ser).

“Si no sabes quién eres, eres algo más”, de Sheij Abd Al-Qadir Ocampo Al-Yerrahi Al-Halveti; es uno de los libros más maravillosos que he leído.

“Para el ser humano común, la realidad es ésta, la que ves, tocas y hueles. Los hombres de sabiduría dicen que si bien esa realidad puede ser llamada así y obedece a las leyes de la mente, LO REAL no pertenece a esas leyes espacio/temporales. LO REAL, sea lo que sea Esto, ha sido aprehendido por hombres de penetrante e intensa visión interna, tanto profetas como maestros y sabios, todos aquellos que penetrando de cielo en cielo, es decir de nivel en nivel, alcanzaron el Núcleo de donde todo parte. Ese Núcleo es un vacío donde la mente creadora de sueños e ilusiones no opera, pues allí no hay creación alguna. El sufí, que es el más alto grado que pueden alcanzar los Hombres del Camino, como se los llama, es hijo de esa Realidad pues allí mismo nace su comprensión”.

Sheij Abd Al-Qadir Ocampo Al-Yerrahi Al-Halveti

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comments


bottom of page