top of page

Abundancia - Encuentro # 4 - Creatividad y Alquimia

Actualizado: 28 sept 2021

La creatividad y la alquimia son el estado que tiene el “arquetipo del integrador” para poder materializar. No hay creatividad y alquimia cuando alguno de estos verbos están ausentes: sentir, pensar, decir y hacer.

La integración se convierte en “realidad” cuando el sentir, pensar, decir y hacer son una sola acción.

En la dualidad de izquierda-derecha de tu cuerpo (no de tu cerebro) el lado izquierdo representa lo femenino, intuitivo, creativo, emocional, etc.; y el lado derecho representa lo masculino, metódico, alquímico, mental.

En la bioenergía la materialización de lo genuino requiere la integración de estas dos dualidades. Para algo único no puede haber ausencia de ninguna de las dos. Si existe la ausencia izquierda, no hay una materialización genuina; y si existe la ausencia derecha lo único que encontramos puede ser una ilusión, una idea, o una expectativa.

El potencial del lado izquierdo es la intuición y percepción que no es nada más ni nada menos que la primera lectura de algo desconocido que se convertirá en un deseo creativo.

La alquimia representa al lado derecho.

Es necesario hacer un recorrido antropológico de la palabra alquimia.


Estamos aquí para cumplir un propósito, y a nosotros nos corresponde descubrir cual es. Una vez que conocemos ese propósito, su conocimiento nos lleva a comprender que somos auténtica potencialidad. Deepak Chopra

La creatividad


Si ves a nivel físico, tu cuerpo está creando neuropéptidos constantemente en el hipotálamo. Tus emociones (las que puedes captar) se están creando continuamente. Tus pensamientos fluyen uno tras otro en un estadío de potencia creativa.


Creer es crear, como dijo Santiago Pando, cuando hace historia y apela a una antigua sabiduría que tiene su “mátrix” en México. Todo comienza cuando él se conecta con Don Lauro, un chamán maya, de Chiapas, que vivió en el Tíbet y que es el personaje central de este documental maravilloso: Creer es crear.


La creatividad tendrías que estudiarla en la acción, y la acción creativa puede estar dada por tus alquimias.

El idioma español tiene gran diversidad para poder describir; pero pocas posibilidades cuando hay que explicar la frase: “Creo porque creo”. La civilización occidental ha dejado de lado la creatividad como estado. Toda persona que se encuentra dormida en el método y el sistema, generalmente no se considera capaz de ser creativo; tal es así que pareciera ser que la creatividad sólo le pertenece al artista. Crear es un estado del ser.


Tal vez en la sociedad egoísta en la que vives, donde hay pasos a seguir para el éxito, y éstos pasan a ser objetivos, caminos fijos; no hay lugar para lo nuevo, lo genuino que tu estado creativo produce constantemente. La potencia creativa tal vez no requiera de una explicación mental, metódica y sistemática debido a que el ser necesita esencialmente el impulso del hacer para realizar esta atmósfera.


Un junguiano decía que el sexo y la creatividad eran aspectos que trascendían y liberaban al ego. Tal vez el ego es una posibilidad de actuar, no la única. La diferencia entre el ego y la creatividad es que el primero está en el próximo paso, y el creativo siempre trabaja en el aquí y ahora. Por eso la conciencia creativa no es nada más ni nada menos que la continua inspiración, intuición y empatía del ser con el universo, en el momento presente.


Muchas veces el ego o el parásito usan a la creatividad para tapar sus insatisfacciones. Puede ser que sea creatividad, pero llega un momento que esa creatividad se convierte en manipulación y especulación; y también un tapa-escudo para no mostrar la zona vulnerable e insatisfecha del momento.



Kodo Sawaki decía que: “nuestra espiración es la del universo todo, nuestra inspiración es la del universo todo. De este modo, a cada instante realizamos la gran obra ilimitada. Poseer este espíritu (creativo) es hacer desaparecer la desdicha y engendrar la absoluta felicidad”.


Centro energético sexual

Los hinduistas le dan el poder de la creatividad al segundo centro sexual. En la bioenergía se le da carácter alquímico y creativo. No sólo es una inspiración creativa, una acción de la creencia, sino también una acción en los talentos. No sólo se puede crear desde el vacío, sino también se pueden transformar, resignificar y resimbolizar todos los recursos que tiene o ha creado el ser.

Por eso la ecuanimidad es sumamente importante para el estado creativo. Los recursos son ilimitados en este campo, por eso un juez (como parásito) puede llegar a ser el enemigo número uno de esta conciencia.

La creatividad y la alquimia son el estado que tiene el “arquetipo del integrador” para poder materializar. No hay creatividad y alquimia cuando alguno de estos verbos están ausentes: sentir, pensar, decir y hacer.

La integración se convierte en “realidad” cuando el sentir, pensar, decir y hacer son una sola acción.


La creatividad en la miseria o en la abundancia


La incertidumbre puede estar ubicada en dos atmósferas: la miseria y la abundancia. Ese vacío que genera la incertidumbre puede ser sentido como mísero, ausente; y a veces usas la creatividad en el síntoma y/o en el conflicto de la falta para tapar ese pozo. Es ahí donde no estás haciendo un trabajo profundo, porque ese estado es el resultado de decisiones pasadas o de negaciones a los estados profundos de la conciencia.

“Juanita, una chamana oaxaqueña, una vez me dijo: No llenes pozos, haz montañas. Ese día entendí dos cosas, que la atención en la posibilidad me lleva a no tener vacíos de conciencia y que la creatividad es para la elevación (la montaña de cualquiera de los estados)”.


La creatividad en acción


En la vida no se trata de crearse a sí mismo, sino de crearse día a día. El temor a lo desconocido te hace perder la continuidad de tu conexión con la conciencia creativa. Crear es desear. Desear es un acto creativo. Cuando generas una creencia dinámica y abierta ya estás creando lo genuino. Un extremista, un fanático nunca conecta con esta atmósfera. Crear es bajar al consciente algo que está en el no consciente. Creas siempre de forma autorreferencial, por eso produces en la incertidumbre lo genuino, porque eres único y cada persona cuando llega la incertidumbre creativa entra cualitativamente al lienzo blanco. Ésa es la magia de la creatividad.


El sexo es un acto creativo. Disfrutar de él es superar la dualidad de: quién eres-cómo te ven.





Alquimia, término latino, proviene del árabe al-kimiya pero el término tiene otra forma de ser llamado en el idioma egipcio: kimi viene de keme, chemes, chimes o chymes y es la forma con la cual se nombraba al suelo oscuro a orillas del río Nilo. Alquimia también era una palabra que refería a las disciplinas artísticas. También el término puede venir del verbo griego cheo, que es el verbo verter. De ahí la unión con los metales, porque significaría, en griego, verter metales.


Simone de Colonia señalaba que el elixir era llamado la piedra filosofal. Cuando esta piedra se fundía y se mezclaba con otros metales, los evolucionaba. Cuando se une la cultura greco-romana bizantina con las traducciones árabes se encuentra la palabra, y se juega con el término ars–chemia, y en traducciones le confería a esta palabra el significado de arte sagrado.


En china por otra parte, el termino kimiya, significa jugo para hacer el oro.


Algo importante de mencionar sobre la alquimia, son palabras de la obra Azoth, de Basilio Valentin: visita interiora terrae rectificando invenies occultum lapidem. Traducido es: explora el interior de la tierra rectificando descubrirás la piedra oculta. En realidad la alquimia te lleva no sólo a leer el mundo en el que vives, sino a entrar a leer tu profundidad.


Ora, Lege, Lege, Lege, Relege, Labora et Invenies. Oculatus Abis”. Ora, lee, lee, lee, relee, trabaja y descubrirás. Y te vas con visión clara. Esta frase es la única escrita en el Mutus Liber (único libro alquímico antiguo). Habla de un recogimiento, estudio, reunión, despertar y trabajar para una visión clara.


Según Jung, la alquimia es el arte de la transmutación de la materia que tiene el propósito de redimir al cosmos, y por su intermedio, al hombre de su corruptibilidad.


La alquimia es el arte, la práctica que supone un conocimiento teórico, pero además es una capacidad operativa sobre la materia. No puede estar disociada la teoría de la operación, porque si fuera así, no estarías en un proceso alquímico.

Es decir, y como ya expresara es fundamental la fusión de los cuatro verbos: sentir, pensar, decir, hacer. Si falta alguno de estos verbos, no puede haber un proceso alquímico.

Estos textos sobre alquimia están basados en las investigaciones de Bernardo Nante sobre los escritos de Carl Gustav Jung.

El hecho artístico es la unión de la inspiración del lado izquierdo emocional femenino con el método alquímico masculino.

En la vida no se trata de crearse a sí mismo, sino de crearse día a día. El temor a lo desconocido te hace perder la continuidad de tu conexión con la conciencia creativa. Crear es desear. Desear es un acto creativo. Cuando generas una creencia dinámica y abierta ya estás creando lo genuino. Un extremista, un fanático nunca conecta con esta atmósfera. Crear es bajar al consciente algo que está en el no consciente. Creas siempre de forma autorreferencial, por eso produces en la incertidumbre lo genuino, porque eres único y cada persona cuando llega la incertidumbre creativa entra cualitativamente al lienzo blanco. Ésa es la magia de la creatividad.


El sexo es un acto creativo. Disfrutar de él es superar la dualidad de: quién eres-cómo te ven.


Las emociones son reacciones biológicas ante los estímulos


El deseo es la consecuencia final de la emoción inducida en origen por la variación del medio. La cadena causa-efecto que le corresponde es la siguiente:


Emoción → Sentimiento → Deseo.


La intención nos indica el propósito y voluntad que tiene una persona para llevar a cabo algo

Es lo primero que se siente para una intención dinámica. Se siente antes que el pensar. El arte de amar es la sincronicidad, es el vocabulario de la plegaria, es la materialización del deseo, porque una vez conectada con la intención su característica de desapego te moviliza hacia el aquí y ahora, para no crear expectativas-frustraciones. El amor es la potencia del ser, por eso el amor es vivir en posibilidad. Es la potestad única, la madre de las potestades.

Hay un punto, cuando estudias religiones (no importa cuál sea), en el cual llegas al contenido del alma, al accionador del sentir, a la fuerza de la intención, a la visión de la atención, al amor.

El amor debe pasar las barreras del interés, debe salir de las escalas, del merecer. Amar sin reciprocidad, ahí es donde tienes que llegar, ahí es donde el ser expande su verdad. El amor no te deja repetir patrones, no te deja caer en zonas de confort. El amor viene después del miedo, cuando el miedo es tomado como lo inicial de lo nuevo. Cuando el miedo es usado para seguir caminando por las posibilidades del amor.


El sabio vedico afirma: “Yo soy el potencial inconmensurable de lo que fue, es y será, y mis deseos son como semillas en la tierra: aguardan la estación propicia, para manifestarse luego en bellas flores y árboles vigorosos, en jardines de ensueño y bosques majestuosos”. Deepak Chopra

¿Intenciones estáticas o intenciones dinámicas?


“Hoy me desperté y no sabía cómo explicar la sincronicidad y el hacer lo máximo posible siempre, en la abundancia del plexo. Llegó un mail de una amiga y me quedé helado. Qué interesante es el universo. No sólo por la sincronía que tiene conmigo, sino porque me dio la respuesta a algo que no podía explicar: no busques objetivos que te llevan a la inmovilidad, porque lo usarás para recostarte en ellos (zona de confort). Comienza a tener intenciones dinámicas. Observa este texto, y vas a entender de qué te hablo”.


La diferencia entre soñar y vivir es lo que hacemos para realizar nuestros sueños.


Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro. Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado.


Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustaba el congelado, que, por lo tanto, se tenía que vender más barato.


Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa. Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco.


Mientras piensas en la solución, lee lo que sigue: Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así que sólo se relaja. Experimentan el mismo problema que las personas que ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y nunca maduran, o de quienes se quedan en casa y se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad. Como el problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla.


Lo dijo: L. Ron Hubbard a principios de los años 50: “Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente".


Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un tiburón pequeño; claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, para mantenerse vivos.


Cuando alcances tus metas, proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él. Así que, invita a un tiburón a tu tanque, y descubre qué tan lejos realmente puedes llegar.


¡Unos cuantos tiburones te harán conocer tu potencial para seguir vivo y haciendo lo que mejor haces, de la mejor manera posible! Y si ya los encuentras en el tanque, déjalos que se muerdan entre sí, que no te asusten sus dientes ni sus trampas. Tú sigue alerta, pero siempre "fresco".


Siempre habrá tiburones a donde vayas. Interesante lectura para aplicar a la vida y al trabajo. Las diminutas cadenas de los hábitos son generalmente demasiado pequeñas para sentirlas, hasta que llegan a ser demasiado fuertes para romperlas. No pidas a Dios que guíe tus pasos si no tienes la intención de mover tus pies.


Inés Olivero.

Entradas Recientes

Ver todo

Cuento Sufí, "La Vaca"

Un maestro paseaba con su discípulo cuando, de repente, vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre y decidió visitarlo. Durante la caminata le comentó a su discípulo que era muy importante realizar v

留言


bottom of page