top of page

agradecimientos

Agradezco mi ser a

Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea.

Rosana Schoijett, mi maestra alquímica.

Jorge Miño, maestro de la potestad.

Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "se puede, se es"

Ale Méndez, el escritor, el que me tiene paciencia.

Gus Arroyo, por tu amor.

Silvana Lacarra, la compañera de caminatas.

Ale Tobe, el alegre.

José Gramajo, el ojo amigo que te despierta

Julieta de Representacao, la que escucha y aconseja.

Laila, la mano en el hombro para continuar.

Bernardo Nantes y Vocación Humana por acercarme al tocayo Jung.

Mili Curto y Mica Madonía por sus risas y su dedicación.

Clara Caputo, Claudia Quiroga, Ezequiel Leonard, Laura Primerano, Liliana Lago, Marcela y Mariela Cucit, Pablo Quinteros, Silvina Gentile, Sol Barlé, Virginia López y Vanina Hudson, todos ellos por mostrarme su brillo.

Lupe Posse por tus cenas de sinceridad.

Inés Raitieri, Jhony Dean, Fio Ricciardi, Carla Ricciardi, y Hernán Marina, por mostrarme su creatividad.

Marino, Lore y Ale, por ser potencializadores de Sereno.

Toda la tribu Sereno por darme el permiso de aprender con ellos.

Mi abuelo Pedro Álvarez, por potenciarme lo natural. Mi abuela María Alburquerque por potenciarme la rectitud. Mi abuela Teresa por su protección. Mi tía María Álvarez y Humberto Poles por su confianza. Mi tía Leonor, por abrir la visión. Mi mamá, por enseñarme la sinceridad. Mi papá, por enseñarme la constancia. Mis hermanos Guillermo y Edgardo, por enseñarme el compañerismo. Mi hijo Nicolás, por enseñarme el desapego. Vivi y Kelo por mostrarme el amor de una pareja.

Marilena Feito, enseñarme a evolucionar un vínculo.

Salazar, por ser un territorio donde aprendí lo natural.

Enrique Rima, por abrirme la creatividad.

Silvia, por instruirme con el natural mar.

Alcira Bentolila, por mostrarme el universo de la astrología.

Walter, por instruirme en el natural africanismo.

Paula Bracciale, la que siempre está.

Mariano Ruiz, no sólo por tu ayuda sino por ser el recuerdo del talento.

Marcelo Franco, Agustín Gonzalez por aceptarme siempre.

Gaby Ghilino, por ser mi hermana-ángel- guardián de mi vida.

Adolfo Angel Ghilino, por tus abrazos.

Daniela Poggi, por ser esa amiga fuera de serie.

Leonor Reyero, la amiga incondicional.

Estefanía, Mateo y Delfina, estos textos son mi guía en el padrinazgo.

Oscar Madrazo, Adolfo Ángel, Marcela Cuevas, Erika Brohme, Mayra, gracias por estar en la prueba.

Juanita, por ser la mejor maestra del chamanismo.

Claudio, por ser el mejor maestro de mapuchismo.

Luciano Matus, mi maestro de la posibilidad.

Valeria Lucha y Silvina García, por ser familia.

Mateo y Agustín Villamor, por su amor.

Ariel, por caminar a mi lado.

Laura Brégoli, Graciana Percovich, Marcela Blanco, Mirta Esquivel, Nanni Casalone, Rochi López Blanco, gracias por ser canal de expansión.

Entradas Recientes

Ver todo

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Roque Rojas y la meditación

Mientras vivía en México me conecté con la doctrina de Roque Rojas. Todos los días leía Los libros de la vida verdadera, antes de meditar. Y esta frase cambió mi meditación de contemplativa a dinámica

Comments


bottom of page