top of page

Cambiar para la abundancia natural


Por Brad Hunter

ESTAMOS DESTINADOS A CAMBIAR

Los cambios evolutivos suceden cuando nos abrimos a nuevos entendimientos a nuevas ideas, cuando nos atrevemos a ser diferentes y nos adentramos en aspectos en los que el alma aflora y todo empieza a funcionar en sincronicidad.

Cuando comenzamos a alcanzar la programación evolutiva empiezan a abrirse nuevas formas que nos aportan equilibrio entre lo real y lo ilusorio. Cuanto más cerca estemos de nuestro destino álmico, más posibilidades tendremos de que aquello que llamamos destino se materialice.

Y cuanto más fuerte y equilibrado esté el vehículo que ocupa el alma, mayor será la intensidad de luz que puede absorber e irradiar.

Nuestra energía cambia y mayor será la transmisión-recepción de nuestros campos electromagnéticos. Si ponemos nuestros cuerpos energéticos en sintonía atraeremos planos de realidad que reflejarán una ampliación de conciencia y un mayor poder de concreción del destino.

Las energías de este fin de ciclo cósmico activan nuestras matrices de energía etérica, nuestros cuerpos de luz. La influencia de las nuevas frecuencias sobre nuestra estructura molecular hace que las persona reaccionen de modo desigual según propio sello frecuencial.

La clave del proceso está en dedicarnos a trabajar en nosotros mismos, realizar trabajos energéticos y deshacernos de todo lo que nos intoxica y limita nuestro estado energético. Los órganos vitales son los pulmones y no el estómago.

El canal de la vida es la columna vertebral y no el tracto digestivo. La función vital más importante es respirar. Toda la fuerza está en nuestras frecuencias y el cuerpo es un campo de poder organizativo infinito.

En un estado de conciencia superior somos receptores de energía y nos convertimos frecuencialmente en la vibración que recepcionamos.

Todas nuestras células se ven aceleradas en su dinámica por los patrones frecuenciales superiores.

Ha llegado el momento en el que todas las estructuras de condicionamiento del viejo mundo han de caer.

Las cosas no son como nos las han hecho creer, ni en términos de ciencia, ni de religión y menos aún en las estructuras de poder que marcan los ritmos sociales. Es tiempo de derribar los muros que ocultaban nuestro potencial, lo que nos permitirá quitar la ignorancia que es causa del temor de la retícula energética carcelaria en que estamos.

La tierra nos necesita, como también nosotros la necesitamos porque, indefectiblemente, evolucionamos juntos.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comments


bottom of page