top of page

CAPÍTULO 1. MAESTRÍA DESPARASITACIÓN (CUERPO)

¿Qué es un chamán?

John Perkins, una autoridad mundial sobre el chamanismo, describe al chamán como la persona que viaja al mundo de los espíritus o de las realidades alternas para obtener un poder, una energía y una sabiduría que puede emplear para mejorar el mundo. Podemos comprobar lo fácil que resulta aplicar esta definición al doctor Mikao Usui, que recibió los símbolos reiki en un estado espiritual de conciencia tras ayunar y meditar durante veintiún días en un monte sagrado de Japón. Tradicionalmente los chamanes no eran sólo los curanderos de su comunidad, sino también poderosos agentes de cambio, mediadores entre el mundo físico y el espiritual, y los responsables de mantener el equilibrio entre las personas y la naturaleza. Hoy en día, cuando los practicantes chamánicos proliferan y crece la conciencia de nuestro impacto sobre un planeta finito, los chamanes dirigen sus energías personal y localmente, pero también benefician a situaciones nacionales y mundiales. El mensaje de reverencia de los chamanes a la Tierra nos es muy necesario.

Los chamanes han ampliado su percepción sensorial y han establecido una relación de éxtasis con la naturaleza y las realidades “invisibles”. La participación consciente con estas fuerzas naturales marca la aptitud especial del chamán. En muchas formas de espiritualidad y religiosidad organizada encontrarás reglas firmes de lo que debes y no debes hacer. Sin embargo, y tal y como sucede en el reiki, las verdades del chamanismo se descubren mediante una relación personal directa. Las enseñanzas y las técnicas son muchas veces secundarias y lo principal es un conocimiento directo, pues el poder se deriva del sentimiento, la experiencia y una profunda sintonía con las fuerzas naturales.

La palabra chamán se originó en los pueblos tungúes de Siberia, aunque en todo el mundo se utilizan términos equivalentes. El pueblo quechua andino de los hombres pájaro de Ecuador utiliza la palabra “yachak”. El título de chamán suele ser otorgado por los ancianos o los miembros de la comunidad tras años de aprendizaje, aunque determinadas profecías y señales pueden revelar a jóvenes chamanes aún en el seno materno. Un accidente, una enfermedad prolongada, un episodio cercano a la muerte e incluso breves períodos de locura pueden también catalizar una llamada al chamanismo. En la región montañosa de Shor, en Siberia, las enfermedades chamánicas son iniciaciones que abren las puertas al espíritu. Ninguno de nosotros desea sufrir, pero las culturas chamánicas indígenas comprendían las señales espirituales de los traumas.

Muchos norteamericanos y europeos ofrecen programas de aprendizaje chamánico. Su duración varía de una semana a un año o más. Resulta útil entender que, igual que el budismo tibetano ha evolucionado y se ha visto influido por las culturas que ha penetrado, el chamanismo también se adapta a las necesidades actuales. Si bien no creemos que una persona pueda convertirse en un chamán plenamente desarrollado en una semana, ni tampoco en varias, cualquier persona puede ser un practicante chamánico. El chamanismo es innato y, aunque no vivamos en una cultura que reconozca y apoye el viaje iniciático, todos lo experimentamos. Depende de nosotros pasar cuando el espíritu abre la puerta.

Extraído del libro: Reiki chamánico, de Llyn Robers y Robert Levy. Páginas 32 y 33.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comentários


bottom of page