top of page

CAPÍTULO 2 MAESTRÍA DE LA ABUNDANCIA


La abundancia

Hablar de la abundancia en el chamanismo es tocar varios temas que tienen que ver con los estados naturales. El chamán aprende la abundancia observando la tierra. La naturaleza se entrega en su dar, pero también recibe de la energía universal. Tal vez el Ser no ha sabido reconocer o no ha sabido recibir de la conciencia, por eso se ha convertido en un individualista casi mezquino que está desconectado de todo el universo abundante.

La abundancia es un estado natural que necesitamos volver a recordar. Tanto tiempo el habitante occidental ha trabajado la conciencia individual que ha perdido esta potestad natural.

El primer tema para poner en verdad es la incertidumbre que significa que el individuo en su adormecimiento es un gran ignorante, y al aceptar esa ignorancia se convierte en el escéptico y conquistador de muchísima información para ser revelada.

Hay abundancia en la conciencia cuando aceptamos que somos ignorantes de la gran conciencia universal. Aquel que quiere conquistar la desconocida sabiduría siempre va a sentir en su corazón la potestad de la abundancia.

La otra acción que tenemos que reconectar los abundantes es la transmutación, que según Jung es el destino de todos los seres vivos.

Brad Hunter decía que las grandes evoluciones suceden cuando nos abrimos a nuevos entendimientos o nuevas ideas, cuando nos atrevemos a ser diferentes y nos adentramos en aspectos en los que el alma aflora, y todo empieza a funcionar con algo que sí o sí tiene que haber en la abundancia, esto es la sincronicidad. Cuando conectamos con nuestro sí mismo y su pulsión de vida vivimos en atmósferas evolutivas álmicas que van mutando y transformando constantemente el destino del ser colectivo, por eso todo proceso de individuación requiere de incertidumbre, transmutación, y abundancia para que sea evolutivo para la persona.

Ahora, ¿cómo sería una evolución sin pruebas? Cada vez que hablo de este tema hablo de este cuento: Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro. Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado.

Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustaba el congelado, que por lo tanto, se tenía que vender más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa. Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco.

Mientras piensas en la solución, lee lo que sigue: Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así que sólo se relaja. Experimentan el mismo problema que las personas que ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y nunca maduran, o de quienes se quedan en casa y se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad. Como el problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla.

Lo dijo: L. Ron Hubbard a principios de los años 50: “Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente".

Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también un tiburón pequeño; claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, para mantenerse vivos.

Cuando alcances tus metas, proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él. Así que, invita a un tiburón a tu tanque, y descubre qué tan lejos realmente puedes llegar.

¡Unos cuantos tiburones te harán conocer tu potencial para seguir vivo y haciendo lo que mejor haces, de la mejor manera posible! Y si ya los encuentras en el tanque, déjalos que se muerdan entre sí, que no te asusten sus dientes ni sus trampas. Tú sigue alerta, pero siempre "fresco".

Siempre habrá tiburones a donde vayas. Interesante lectura para aplicar a la vida y al trabajo. Las diminutas cadenas de los hábitos son generalmente demasiado pequeñas para sentirlas, hasta que llegan a ser demasiado fuertes para romperlas. No pidas a Dios que guíe tus pasos si no tienes la intención de mover tus pies.

¿Tus intenciones son estáticas o dinámicas?

No hay duda que toda intención de dinamismo es la ruptura de la manipulación, la especulación y la pereza. El dinamismo es un planteo fundamental de la abundancia donde no existe la negociación del mismo. El dinamismo es el estado esencial de la abundancia.

Otros principios básicos para tener en cuenta en la abundancia son la ecuanimidad y la vacuidad.

El ser ecuánime no sólo es aquel que no enjuicia sino que es el ser que ni duda, ni oscila como el péndulo. Es sumamente importante la ecuanimidad para todo camino abundante, porque uno de los principios básicos de la abundancia chamánica es no vivir en las atmósferas polares, dado que éstas son limitadas, encerradas, repetitivas y no evolutivas.

La ecuanimidad es el principio de la comprensión. Tal vez, no sé, quizás puede ser tomado como una opinión personal, es dejarle de poner valor a las cosas y de esa manera vivir más livianamente, que al fin y acabo es la verdad última de la ecuanimidad. Ser liviano, continuo y en movimiento, en el aquí y ahora y en el tiempo, tiene un solo secreto: la ecuanimidad. En cambio, la vacuidad ya requiere de otro tipo de acciones. Joseph Newton nos habla del principio del vacío: ¿tienes el hábito de juntar objetos inútiles, creyendo que un día... (no sabes cuándo) ...vas a necesitarlos?

¿Tienes el hábito de juntar dinero, sólo para no gastarlo pues piensas que en el futuro podrá hacerte falta?

¿Tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usas desde hace mucho tiempo?

¿Y dentro tuyo...? ¿Tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos y demás?

¡Eso jamás lo hagas! ¡Va contra tu prosperidad!

Es preciso que dejes un espacio, un vacío, para que cosas nuevas lleguen a tu vida.

Es preciso que te deshagas de todo lo inútil que hay en ti y en tu vida, para que la prosperidad llegue.

La fuerza de ese vacío es lo que absorberá y atraerá todo lo que deseas. Mientras estés, material o emocionalmente, cargando sentimientos viejos e inútiles, no tendrás espacio para nuevas oportunidades.

Los bienes necesitan circular. Limpia los cajones, los armarios, el cuarto de enseres, el garage.

Dona todo aquello que ya no uses. La actitud de guardar un montón de cosas inútiles sólo encadenan tu vida.

No son los objetos guardados los que estancan tu vida, sino el significado de la actitud de guardar.

Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia.

Se cree que mañana podrá faltar, y que no tendrás manera de cubrir esas necesidades.

Con esa idea, le estás enviando dos mensajes a tu cerebro y a tu vida.

Que no confías en el mañana y que piensas que lo nuevo y lo mejor NO son para ti, por eso te alegras guardando cosas viejas e inútiles.

Deshazte de lo que ya perdió el color y el brillo.

Deja entrar lo nuevo a tu casa y dentro de ti mismo.

Por eso, después de leer esto, no lo guardes.

Hazlo circular para que la prosperidad y la paz pronto lleguen a ti.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

コメント


bottom of page