top of page

Taller de luz - día 7

Actualizado: 31 may 2021

1) Incertidumbre demoníaca

I. ¿Qué es el poder?

Un verbo el citado que vendría a traducirse como “ser posible” o “ser capaz de”, y que emana de la una expresión, pote est, que tiene el mismo significado que la mencionada forma verbal.

Se utiliza para describir la facultad, habilidad, capacidad o autorización para llevar a cabo una determinada acción. El poder implica también poseer mayor fortaleza corporal e intelectual en relación a otro individuo y superarlo en una lucha física o en una discusión.

Todo lo que nos da poder también nos puede dar luz. Aquí empiezan las adicciones, adictos a la sombra.

II. Adicciones:

Todos somos adictos. Adicción viene de anular la expresión. Y expresión significa exteriorizar lo que presiona.

El adicto reprime o anula, divide lo íntimo de lo público, se posiciona en un arquetipo, es decir que cada ser es adicto a un arquetipo dentro de la sombra.

La adicción no es un conflicto colectivo sino individual de ensimismamiento. Según un estudio que se hizo en España con ratas (artículo de diario mail) la resistencia, Negación y inflexibidad son adicciones.

Nuestros sueños tratan todo el tiempo de sacarnos del sistema polar de adicciones con la neurosis.

La anamnesis ayuda recordar nuestras neurosis del día.

Todas las escuelas que trabajan sobre el si mismo habla de canales no de padres, canales para partir desde ellos. La domesticación nos une ya que fue lo aprendido por ellos.

Es un inconsciente colectivo arquetípico y no es influenciado por la cultura ya que no necesita la compensación porque es la totalidad de la psiquis fuera de pirámides y de insatisfacciones.

Mientras sigamos sobreadaptados vamos a seguir teniendo excusas para la adicción.

III. Emociones y sentimientos sombríos

Nuestra sombra produce emociones.

Cuando nuestra mente entra al mundo emocional tiende a racionalizar, pero tenemos que trabajar los sentimientos y las emociones.

En las emociones somos pulsiones que no tienen nada de racionalización.

Las emociones vibran y muchas veces la mente no puede ponerle nombre.

Los sentimientos sí tienen contacto con las emociones, algunos pensamientos surgen de un sentimiento. Estos sentimientos pueden ser pulsados o gestados desde una pulsión de nuestra mente.

La diferencia es entonces que las emociones no tienen ni contacto ni invasión de los pensamientos, y los sentimientos están alquimizados por el pensamiento.

En el momento que podemos percibirlo por alguno de los sentidos vamos a poder tomar contacto con esa verdad.

En el mundo de los sentimientos vamos a poder indagar, investigar y de hecho transmutar con alguna de nuestras intenciones.

En el mundo emocional no podemos entrar a trabajar con los hábitos o con las intenciones, al mundo emocional lo tenemos que dejar ser. Vamos a producir un camino, una aceptación una llegada a la verdad, una transformación y una liberación por medio del mundo de la expresión.

La sombra entre estos dos mundos son los demonios (*)

No significa que vamos a hacerla desaparecer sino que vamos a crear otra cosa.

*Demonio: En religión, ocultismo y folclore,un demonio o Jar (del griego δαίμων daimôn,1​ que se pronuncia démon [ai = e]) es un ser sobrenatural descrito como algo que no es humano y que usualmente resulta malévolo. Sin embargo, la palabra griega original δαίμων es neutral y no contiene una connotación necesariamente negativa en sus inicios para los antiguos griegos. Esto sucedió por la aplicación de la koiné (en el helenístico y en el Nuevo Testamento en griego) del término daimonion (δαιμόνιον)2​ y más tarde se atribuyó ese sentido maléfico a cualquier palabra afín que compartiera la raíz, cuando originalmente fue previsto para denotar simplemente a un "espíritu" o un "ser espiritual". También se dice que puede referirse a personas con un conocimiento elevado como los filósofos.

IV. Aspectos sentimentales secundarios: Toman dominio porque le damos tiempo

Pueden ser pulsados o gestados desde una pulsión de nuestra mente. Sentimiento es un pensamiento que se siente.

En estos dos demonios participa la creencia en que hay cosas que nos dominan o que no podemos hacer algo con el dolor. La creencia que algo tiene poder en nuestra vida. En una situación que creemos dolorosa la mente empieza a resignarse en la tristeza o a aceptarse en la angustia que si bien vienen del mundo de la creencia, los dos son distintos.

Pueden estar toda la vida con nosotros a no ser que le retiremos tiempo y mente para que se vuelvan demonios más claros liberándose y queden los reales demonios primarios.

a) Tristeza:

Cuando encontramos justificación, excusa, racionalización o una postergación de soltar el dolor. Es un lugar donde terminamos, donde creemos que no hay nada para hacer.

Primero observar que a cada uno nos pone tristes diferentes cosas y eso se basa en las creencias que tengamos cada uno.

Nos hace doler lo que creemos que nos da tristeza. En el momento que se sale de determinadas creencias y se crean otras, se cambia la escala del dolor, de la tristeza y de la alegría.

Este demonio tiene que ver con la creencia que tenemos de nosotros mismos, la creencia del dolor y cuanto tiempo queremos quedarnos en el dolor.

Hay una pereza psíquica cuando recibimos una experiencia dolorosa, pero requiere de un estado muy profundo porque tenemos que trabajar la creencia de la tristeza y la creencia del dolor.

Cuando la situación de dolor la queremos poner afuera aquí nos empieza a dominar la tristeza.

También puede aparecer la víctima pero tenemos que iluminar esta arista de la sombra en donde tenemos que tomar contacto con no tomarnos personal la prueba y no creer que nos pasa solo a nosotros.

Tristeza lumínica

Salimos de la tristeza aceptando el dolor y humanizándonos en la prueba.

Sacándolo el tiempo al dolor, resignificando y resimbolizando el dolor.

No hay que verlo como el punto final de la historia, hay que posibilitarnos.

Ver el estiércol y abono de la tristeza y observar para que nos sirve.

Darnos cuenta que dominio tiene el sentimiento en nosotros.

Recordar que el dolor no lo podemos instaurar en el tiempo, lo tenemos que vivir, caminar, y despertar.

Las pruebas de la tristeza y el dolor nos humanizan.

Aceptar que somos seres vulnerables nos llena de humildad y verdad.

Caminamos con lo que somos, iniciamos, nos aceptamos. Cada paso que damos en nuestra evolutividad es real.La tristeza y el dolor nos permiten ser reales, no estancar la alegría ni creer que viene de situaciones externas.

La psiquis no nos deja salir de la tristeza hasta que no aceptemos lo que tenemos que aprender de ellas.

b) Angustia:

Es un sentimiento que viene a salvarnos. Aparece automáticamente cuando hay una rigidez en las sobreadaptaciones y cristalizaciones. Este sentimiento puede aparecer como un mensajero.

La angustia termina siendo uno de los aspectos más difíciles de la sombra por no poder ponerle forma, objeto, ni tiempo que nos domina.

Comienza una especie de camino donde nos limpia y nos libera en el cuerpo. Nos produce un vacío, es casi un demonio corporal.

Es la forma que tiene el sí mismo, la psiquis, de liberarse a través de nuestro cuerpo para vaciarnos del dolor y limpiarnos.

El conflicto es cuando queremos intervenir a la angustia con el pensamiento, en donde si juzgamos a la angustia vamos a estar dominándola.

Muchas veces la angustia llega por la caída del ego, por la vulnerabilidad del arrogante, para desarmar las estructuras fuertes, a romper todo tipo de defensas y la creencia de que tenemos que ser fuertes.

Nos desarma porque no somos fuertes y porque en la fortaleza y en la estructura que nos da la fortaleza, nos estamos perdiendo de todo aquello que nos puede dar información para nuestra ´psiquis.

Angustia lumínica:

No dominemos a la angustia, dejemos que nos limpie y vacíe, nos permite abrir la empatía.

Es dejar de ser rígidos, controladores, nos hace dejar caer las máscaras.

Es un demonio que viene a vaciarnos y a dejarnos solos con lo real.

Comencemos a aceptarla y a trabajarla con lo que traiga, sea llanto, sensación de debilidad, la angustia es la que nos permite conectar.

c) Tiempo:

Tiene que ver con la poca conciencia de que vamos a morir, de que tenemos un fin, con estar buscando certezas y no hacernos cargo de las dos únicas certezas que tenemos: vamos a morir y no sabemos cuándo.

Aquí empezamos a postergar, detenemos evoluciones, retenemos, reprimimos, oprimimos.

Aparecen la negación, la resistencia, la inflexibilidad, los hábitos sombríos.

¿Qué ocurre cuando a ellos les damos tiempo?

Este demonio también nos platea nuestro conflicto de vida.

¿Qué sentido tiene la vida?

Cada uno de nosotros le va a encontrar el sentido a la vida.

Los sentidos de la vida son todos diferentes pero nos encuentra a todos en la conciencia colectiva produciéndose una alquimia colectiva. El otro nos enseña en la luz otro sentido de vida.

Por otro lado este demonio nos hace tomar conciencia con la muerte. Con que sólo hoy tenemos esta vida. Podemos hacer un plan de vida futuro, pero tenemos que observar cuánto tiempo le ponemos a ese futuro.

Puede ser también que a veces a ese tiempo le pongamos en pasado y nos deje en depresión.

Si le ponemos análisis a la creatividad, control, poder o interpretación a las situaciones o a lo que vamos a despertando quedamos dominados por el demonio tiempo.

El tiempo es un sentimiento, es la mente dándole tiempo a la sombra.

Este demonio es el mejor amigo de la sombra porque es el que la alimenta.

El demonio del tiempo nos alimenta la pulsión búsqueda de proviene la insatisfacción que vamos a salir a compensar.

En el despertar de lo verdadero comenzamos a darnos en el camino de nuestra vida, lo real.

Todo dominio del tiempo que tengamos, nos deja resignados incluso, a veces a nuestra propia luz. Y en la resignación damos punto final deteniendo la sincronicidad.

Si postergamos le damos poder a esa inspiración hablando de ello como sabios y justificando porque no lo hacemos.

El demonio tiempo tiene como virtud, que nos engaña, porque le permitimos que entre a nuestra vida.

Toda persona que deje que el demonio tiempo entre, puede que quede inmaduro y detenido.

Participa constantemente es los sentimentales.

Tiempo lumínico:

Cuando hacemos silencio, escuchamos y nos escuchamos comenzamos a darnos cuenta y luego tenemos algo que oficializar, a sacrificar todo aquello que nos llevó al hábito o la emoción.

Después de darnos cuenta de eso, tenemos que desarrollar la transmutación, y esa transmutación es lo que nos va a llevar al mundo de la felicidad.

La palabra felicidad es que tenemos que despertar y aprender de los demonios, evangelizarlos.

Lo que tenemos que aprender de este demonio es que solo tenemos el tiempo de hoy y el sentido que tenga nuestra vida hoy.

Si despertamos un talento en nuestra conciencia es hoy donde lo tenemos que desarrollar, si esperamos que se dé una posibilidad podemos estar postergando.

Canalizamos conciencia, y estamos en sincronicidad.

Cada vez que nos damos cuenta que nos inspiramos o despertamos no nos quedemos pensando y esperando al momento adecuado. Sepamos que los momentos y los tiempos son aquí y ahora.

Quizá una de las cosas que tenemos que dejar de hacer es dejar de buscar, y darnos cuenta de trabajar la valentía en el encontrar para comenzar a darnos cuenta en ecuanimidad, luego encontrar el silencio para escuchar, sin expectativa de lo que queramos escuchar, y ahí es cuando el demonio tiempo comienza a quedarse sin poder.

Comencemos a accionar con todo lo que tiene sentido en nuestra vida, que no tiene que hacernos ni ricos, no exitosos, ni sanos.

¿Cuánto hace que pensamos lo mismo?

¿Cuánto hace que buscamos como solucionar algo?

Cuando dejamos que el tiempo nos domine, nos adormecemos, y existen dos tiempos que producen eso:

i. Pasado - Depresión – Puerpuela

Depresión: presión detenida

Puede que sobre analicemos nuestro historia, puede ser que tengamos un trauma del pasado, que nos hayamos quedados inmaduros.

El arquetipo de la depresión pasada más fuerte es la melancolía, que es quedarse con un dolor pasado y constantemente estar reviviéndolo.

La depresión no es un comportamiento que aparece sólo en la atmósfera de la psiquis sino que queda en toda la atmósfera, en donde todo queda en un lugar oscuro, lento, adormecido.

Detenerse en una traumatología pasada, detenerse en el pasado, es detener el tiempo en el curso de la vida.

Deprimirse no es estar triste, es haberse quedado en el pasado.

También a veces no estar conforme con el pasado y creer que en el sobreanálisis o la observación de este nos puede dar un poco de alegría. El análisis no nos va a transformar el pasado, lo único que puede hacer es ponernos claros en esa observación para dejarnos calmos, pero no vamos a poder cambiarlo

No sólo nuestro pasado nos define, nos define nuestra consciencia presente.

También puede existir el puerpuela aeternus (puberto eterno).

La pubertad son momentos de indecisión, de conocerse, de despertar, en donde uno se va encontrando, y muchas personas se quedan ahí, donde quieran realizar una identidad.

El sistema de depresión no solamente es entonces, en la traumatologia, también hay un estado detenido de la vida cuando se está tratando de sobre analizar, reafirmar o enquistar una personalidad, ya que el amar la identidad todo el tiempo es compensar cierto complejo en donde podemos quedar sobreadaptados.

La negación de los recursos, la negación de los talentos, de la vocación o la negación de un sentido de vida puede ser que se desarrolle por el demonio depresión.

Quedar detenidos en un arquetipo también es demonio depresión.

Depresión lumínica:

Es un demonio que nos sucede a todos, pero tenemos que ver donde nos hemos quedado detenidos, en qué punto evolutivo creemos que estamos, y una vez reconocido ese punto tenemos que adquirir valentía y aceptar lo que el universo nos empieza a dar a cada uno de nosotros para evolucionar en la vida.

Se trabaja en el hoy, ser conscientes, coherentes, despiertos, darle continuidad a ese despertar, ponernos dinámicos, encontrarnos con el otro, trabajar con los otros, que aquellas pruebas y talentos están presentes en nuestra vida, ver que los maestros están en todas partes.

ii. Futuro – Ansiedad

-Ansiedad: energía que no supimos canalizar.

Cuando nos empezamos a quedar cómodos, comenzamos a postergar como sobreadaptación en el comportamiento.

En el momento de inspiración, de creatividad, etc. decidimos arrogantemente o soberbiamente que no es el tiempo o el momento y ahí comenzamos a darle espacio a la ansiedad. Si este comportamiento es todos los días, acumulamos energía. El cúmulo de energía es cuando la adrenalina queda sin canalizar y esa energía se queda sin utilizar.

El demonio de la ansiedad es el sentimiento del arrogante y soberbio que creen que pueden controlar no sólo a él mismo sino también a lo que le universo le tiene para dar. Creer que tenemos lo que necesitamos es no trabajar en la evolutividad.

Ansiedad lumínica

Sólo en lo nuevo que permitimos que entre a nuestra vida es en donde podemos evolucionar.

Dejar de controlar y querer tener poder sobre nuestra vida. Darnos cuenta que somos sincrónicos y no postergar todo lo que la vida nos va poniendo.

Hay que darle dialogo a la verdad, a la intuición a la percepción. Compartirnos un diálogo profundo.

Todo demonio de ansiedad y depresión van a estar con nosotros si no queremos vivir el presente y no estar en contacto con la potencia del ser.

La sincronicidad no es casual ni causal, es una verdad presente. Accionemos. No ahorremos la energía.

Estos aspectos (aspectos secundarios) son los reclamos de la psiquis.

d) Crueldad vincular. Romper la codependencia con los paters.

El poder no es una decisión que hay que tomar, sino un camino hacia adentro.

Trabajar en la soledad.

Preguntas sobre secundarios sentimentales.

¿Tenemos que transferir el poder (paters, religión, etc.) o sacrificarlo?

*Mito de Quirón:

La palabra “Quirón” etimológicamente significa ‘hábil con las manos’ o ‘el que cura con las manos’.

La historia de este personaje comenzó cuando el titán Cronos, hijo de Urano, llegó a la tierra para buscar a Zeus. En su devenir, se encontró con una oceánide llamada Filiria. Cronos se enamoró obsesivamente de ella y comenzó a asediarla de una forma exagerada.

Desesperada por ese acoso, Filiria le pidió a Zeus que la convirtiera en una yegua para que el molesto titán la dejara en paz. Sin embargo, Cronos descubrió la astucia de la oceánide y se convirtió él mismo en caballo para poseerla. Atormentada por la situación, Filiria escapa y va a dar a los montes de los Pelasgos.

En ese remoto lugar dio a luz a su hijo. Se dice que apenas lo vio, ella dio un grito de espanto al ver el extraño ser que había nacido después de un tortuoso parto. Era una criatura mitad hombre y mitad caballo y ella lo rechazó de inmediato. Así que nuevamente acudió a Zeus para que la convirtiera en árbol y así no tener que amamantar a su hijo. Zeus la complació y la convirtió en un tilo.


Luego se lo entregó a Quirón para que él lo educara. El centauro notó que el talón del niño estaba quemado y lo primero que hizo fue tomar el hueso del talón de un gigante y ponerlo en el lugar de la herida. Así nació el famoso “talón de Aquiles”.

Quirón que en una oportunidad fue herido accidentalmente por Hércules, o Heracles, quien era uno de sus grandes amigos. El héroe estaba peleando con otros centauros y sin quererlo disparó una de sus flechas contra él, hiriéndolo en una de sus patas; más exactamente, en la zona de la rodilla.

El centauro comenzó a retorcerse del dolor; sin embargo, se le había dado la inmortalidad. Por lo tanto, podía sufrir, pero no morir. La herida jamás sanó y nunca dejó de dolerle. Esto hizo que le suplicara a los dioses la oportunidad de ceder su inmortalidad, para así morir y escapar de tanto sufrimiento.

Los dioses lo escucharon y cuenta el mito de Quirón que finalmente este le cedió la inmortalidad a Prometeo, un titán que se salvó del sufrimiento gracias a ese significativo regalo. Por su bondad y su vida ejemplar, las divinidades decidieron convertirlo en una constelación, para que brillara por siempre en el firmamento.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Meditaciones

1. Tristeza

2. Angustia

3. Tiempo

4. Ansiedad

5. Depresión

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Entradas Recientes

Ver todo

taller de luz - días 1 y 2

1) Revolución: descubrimiento de la sombra El psiquiatra Carl Gustav Jung creía que para entender el inconsciente debía de llevarse su teorización a un terreno que trascendiera las funciones de un org

Taller de luz - días 3 y 4

2) Encuentro de las fronteras, puntos límites. I. ¿Qué es un sobreadaptación? El Límite es manejar el margen y la frontera. La sobreadaptación es un mecanismo de defensa que implica, como la palabra l

Taller de luz- día 5 y 6

1) Compensaciones mentales a) Diferencias entre lo activo y lo pasivo a) Juez activo: transferencia (alimenta la sobre adaptación), manifiesta una verdad. * La transferencia es el modo en el que la me

Comments


bottom of page