top of page

El balde chino


Una anciana señora china poseía dos grandes baldes, suspendidos en cada extremidad de una vara, que ella cargaba en su espalda.

Este último estaba siempre lleno de agua al fin de la larga caminata desde el torrente hasta la casa, en cuanto el rajado llegaba medio vacío. Uno de los baldes estaba rajado y el otro era perfecto.

Por largo tiempo esto fue así, con la señora que llegaba a la casa con solamente un balde y medio de agua.

Naturalmente el balde perfecto estaba muy orgulloso de su propio resultado y el pobre balde rajado tenia vergüenza de su defecto, de lograr hacer solo la mitad de aquello que debería hacer.

Después de dos años, reflexionando sobre su propia y amarga derrota por estar rajado, el balde habló con la señora durante el camino: “Tengo vergüenza de mi mismo, porque esta rajadura que tengo me hace perder la mitad de el agua durante el camino hasta tu casa”

La anciana sonrió:

-“¿Has observado qué lindas flores hay solamente de tu lado del camino?

-”Yo siempre supe de tu defecto y llevando planté semillas de flores tu lado en el camino.

“Y todos los días, cuando regresábamos, tú las regabas”

“ Por dos años pude recoger aquellas bellísimas flores para adornar la mesa! “

“ Si tú no fueras como eres, yo no habría tenido aquellas maravillas en mi casa!

“Cada uno de nosotros tenemos algún defecto. Pero el defecto que cada uno de nosotros tenemos, es el que hace que nuestra convivencia sea interesante y gratificante”.

“Es preciso aceptar a cada uno por lo que es ... y descubrir lo que tiene de bueno en él”

Por lo tanto, mi “defectuoso” amigo, ten un buen día y recuerda de regar las flores de tu lado del camino.

Lo más Importante en la vida es tener tiempo para “Cultivar” una amistad.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Kommentare


bottom of page