top of page

En la bioenergía los líquidos son potenciados por el octavo chakra, el timo. El lugar que ocupa en el cuerpo corresponde a la glándula timoidea.

La meditación timoidea es una de las más contemporáneas, pone a la evolución del cuerpo en primer lugar y presta atención sobre las investigaciones de la medicina que hablan del timo como uno de los protagonistas de la calidad inmunológica de tu cuerpo.

Físicamente es la madre de todas las glándulas. Emocionalmente es la que abre, fluye y sincroniza. Mentalmente tiene la capacidad de la posibilidad, y espiritualmente su conexión continua con la incertidumbre te hace evolucionar.

La glándula timoidea es una parte fundamental para tu sistema inmunológico. El despertar de este centro no sólo es evolucionar las células, sino que también es tomar conciencia de la calidad que el hombre debe adquirir en su sanación, no para confrontar enfermedades, sino también para adquirir mayor despertar de los talentos corpóreos.

Sus canales fluidos, arterias, venas y ganglios, son los ríos que comunican todos los órganos; por eso su conciencia del pensar suele ser la conciencia del sanar.

Produce linfocitos especiales llamados células T, vitales para el sistema inmune. Regula el crecimiento y las contracciones musculares. Asimismo activa el flujo de la energía. Es el alerta para las sustancias contaminantes.

Recientemente se ha investigado que no se encoge con la edad, y que sólo baja su nivel productivo de células T.

Galeno, médico griego, le dio su nombre, que significa: ramo de flores de tomillo; y dijo que era el aliento del alma.

El timo es físicamente evolutivo, emocionalmente compasivo, mentalmente sincrónico y espiritualmente inspirado. Cuando estos cuatros estados se integran, es un conductor de la iluminación.

En esta conciencia es importante el comportamiento compasivo. El ser evoluciona a través de la ecuanimidad y la vacuidad con los otros y con él mismo. Por eso el agua, la sanación, la compasión, son las estructuras básicas de los próximos textos.

Entradas Recientes

Ver todo

agradecimientos

Agradezco mi ser a Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea. Rosana Schoijett, mi maestra alquímica. Jorge Miño, maestro de la potestad. Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Comments


bottom of page