top of page

Abundancia - Encuentro # 1- Despertando abundancia

Actualizado: 28 sept 2021

Los Estados del Ser:

· Abundancia

· Felicidad

· Sanación

· Libertad


Estado de La abundancia

Hablar de la abundancia es tocar varios temas que tienen que ver con los estados naturales. La abundancia se aprende observando la tierra. La naturaleza se entrega en su dar, pero también recibe de la energía universal. Tal vez el Ser no ha sabido reconocer o no ha sabido recibir de la conciencia, por eso se ha convertido en un individualista casi mezquino que está desconectado de todo el universo abundante.

La abundancia es un estado natural que necesitamos volver a recordar. Tanto tiempo el habitante occidental ha trabajado la conciencia individual que ha perdido esta potestad natural. El primer tema para poner en verdad es la incertidumbre que significa que el individuo en su adormecimiento es un gran ignorante, y al aceptar esa ignorancia se convierte en el escéptico y conquistador de muchísima información para ser revelada.

Hay abundancia en la conciencia cuando aceptamos que somos ignorantes de la gran conciencia universal. Aquel que quiere conquistar la desconocida sabiduría siempre va a sentir en su corazón la potestad de la abundancia. La otra acción que tenemos que reconectar los abundantes es la transmutación, que según Jung es el destino de todos los seres vivos.

Brad Hunter decía que las grandes evoluciones suceden cuando nos abrimos a nuevos entendimientos o nuevas ideas, cuando nos atrevemos a ser diferentes y nos adentramos en aspectos en los que el alma aflora, y todo empieza a funcionar con algo que sí o sí tiene que haber en la abundancia, esto es la sincronicidad. Cuando conectamos con nuestro sí mismo y su pulsión de vida vivimos en atmósferas evolutivas álmicas que van mutando y transformando constantemente el destino del ser colectivo, por eso todo proceso de individuación requiere de incertidumbre, transmutación, y abundancia para que sea evolutivo para la persona.

Para la bioenergía el plexo Solar es un centro importante dentro de la acción de la abundancia, de la resignificación del karma y del accionar de la atracción como iluminador de lo similar. El plexo debe manejar el mismo campo aurático que los demás centros, si no entra en dispersión y evasión no consciente. Es muy sensible, disperso y poco materializador. Es importante estar atento porque esa dispersión hay que transformarla en diversidad de posibilidades que te da su luz. La diversidad es un punto visual más potente que es útil en la posibilidad del camino. Representa al entusiasmo, al realismo, al dinamismo y al dar; es el punto de atención donde accionar la intención. Cuando tomas contacto con la sincronicidad y el fluir, es el plexo el que te da la energía para continuar en la alegría de esas atmósferas. Mantenerlo en una atmósfera diversa y real es el resultado de un comportamiento ecuánime.

El plexo sería el centro de un micromundo (cuerpo) unido con otros que forman la macroconciencia energética. Por ejemplo, observa el sol. Mira todo lo que hace. Tu plexo hace lo mismo dentro tuyo. Hay una palabra que resume esta conciencia: expansividad. En la expansión está la verdad. No puedes conocer el fuego mediante las palabras. Adéntrate en él si deseas saber su verdad.

Otros principios básicos para tener en cuenta en la abundancia son la ecuanimidad y la vacuidad. El ser ecuánime no sólo es aquel que no enjuicia sino que es el ser que ni duda, ni oscila como el péndulo. Es sumamente importante la ecuanimidad para todo camino abundante, porque uno de los principios básicos de la abundancia chamánica es no vivir en las atmósferas polares, dado que éstas son limitadas, encerradas, repetitivas y no evolutivas. La ecuanimidad es el principio de la comprensión. Tal vez, no sé, quizás puede ser tomado como una opinión personal, es dejarle de poner valor a las cosas y de esa manera vivir más livianamente, que al fin y acabo es la verdad última de la ecuanimidad. Ser liviano, continuo y en movimiento, en el aquí y ahora y en el tiempo, tiene un solo secreto: la ecuanimidad. En cambio, la vacuidad ya requiere de otro tipo de acciones. Joseph Newton nos habla del principio del vacío: ¿tienes el hábito de juntar objetos inútiles, creyendo que un día... (no sabes cuándo) ...vas a necesitarlos? ¿Tienes el hábito de juntar dinero, sólo para no gastarlo pues piensas que en el futuro podrá hacerte falta.


La naturaleza auténtica de nuestro estado terrestre consiste en que el universo es campo fértil de todas las posibilidades. Deepak Chopra

Estado de la Felicidad.

Conciencia del Sentir

De la misma forma que la naturaleza expresa el verde; el que siente amor, ama. Los árboles no son verdes para unas personas determinadas. La flor sigue esparciendo el aroma si alguien se acerca o si no. Amar, sentir, es un estado, no un vínculo, no una relación. Cuando el hombre haya adquirido la continuidad de los comportamientos discernidos y sincronizados habrá recordado su naturaleza. Estudio de la palabra felicidad Felicidad es un nombre propio femenino de origen latino en su variante en español. Proviene del latín Felicitas, «felicidad». Griego ευδαιμονια, en el sentido B; latín Felicitas; alemán Glück, Glückseligkeit, en el sentido C; inglés Happiness; francés Bonheur; italiano Felicità.

A. Sentido etimológico: suerte favorable (el mismo significado en Happiness, de Happen, suceder por casualidad; y en Glück, de Gelingen, tener buen éxito; cf. en inglés Luck (Good luck). Glückseligkeit parece que se ha empleado para borrar este matiz).

B. Estado de satisfacción completa, que llena toda la conciencia.

C. «La felicidad (Glückseligkeit) es la satisfacción de todas nuestras inclinaciones (die Befriedigung aller unserer Neigungen) tanto en extensión, es decir, en multiplicidad, como en intensidad, es decir, en grado, y en protensión, es decir, en duración.» (Kant, Crítica de la Razón Pura, Métod. transcend., cap. II, 2ª sección.)


En nuestra forma más primordial somos un área que incluye todas las posibilidades. Desde este nivel, es posible crear cualquier cosa. Deepak Chopra


Estado de la Sanación

Me gustaría empezar con una frase chamánica: “A grandes pruebas, grandes espíritus”.

Sí, yo siento que las pruebas que vamos encontrando por la vida, son pruebas que no son

casualidades, son algo que tenemos que aprender, por eso el sinónimo de prueba para mí es

maestría. Cuando uno vive en maestría, vive en prueba constantemente, la prueba pasa a ser una circunstancia para hacer méritos.

En el Libro de la vida verdadera, Elías decía: “ni la hoja del árbol se mueve sin la voluntad de Dios, y él está tanto en las pequeñas como en las grandes obras de la creación”.

Creo que nos habla del estado de incertidumbre dinámica que nos permite la prueba. La velocidad en que la podemos pasar, va a depender de nuestro discernimiento y búsqueda del mérito, o fruto que encontremos en cada una de ellas. Cada prueba va cambiando toda la idea de la perfección que tenemos, eso hace que despejemos de parásitos nuestro ser y nos conectemos en la restitución de nuestro sistema de creencias.

Tal vez ahí está la clave, o la contestación a la pregunta, ¿para qué es esta prueba? Cada día trae una prueba, no hay vacaciones para ellas. Es la evasión, que tiene una bolsa que las acumula. No hay pruebas grandes, ni chicas. Hay pocas o muchas. Son cuánticas.

Si tomas una a una, en el momento que se presenta, y usas la compasión y la impecabilidad, te vas a dar cuenta que cada día que pasas frente a la prueba no va a haber cansancio, pereza.

Ya no vas a cargar esa bolsa pesada de cosas sin resolver. Ya no vas a cargar con esos patrones que se repiten. Sólo vas a hacer mérito, día a día con tus pruebas.

La prueba que ves en el día a día son las que te iluminan el espíritu, donde descubres más de tu

virtuosismo, y donde resignificas no sólo tu vida, sino también tu fe.

A veces tus pruebas, no sólo son para ti, son para toda tu tribu.

La muerte de un ser querido a veces nos abre los ojos para que resignifiquemos nuestra vida y así como se abren nuestros ojos a la realidad, a la luz de la verdad, damos gracias por la vida.


Entonces me pregunto, ¿tenemos que pasar por una situación de muerte para valorar la vida?

¿Tenemos que pasar por la enfermedad para saber que existe la sanación? ¿Tenemos que pasar por la tristeza, por el enojo para saber qué es la felicidad? ¿Tenemos que pasar por la vulnerabilidad, la pobreza, la miseria para saber qué es la abundancia? ¿Tenemos que conocer esos extremos de la escala para poder entender la completud de ella?

Yo diría que sí, pero no hablaría de una escala lineal, hablaría de una esfera. Sí, una esfera de luz

donde convives con tus derechos de nacimiento. Una esfera de luz donde está la abundancia, la

felicidad y la sanación.

Siempre donde convive la abundancia, va a estar la prueba de la pobreza, la miseria, la

vulnerabilidad, el estancamiento, etc.

Siempre donde convive la felicidad, va a estar la prueba de la tristeza, el enojo, la melancolía.

Siempre donde convive la sanación, va a estar la prueba de la enfermedad, el apego.

A eso lo llamo yo, la perfección de la incertidumbre dinámica.

No te evadas de la prueba, son sólo lecciones que debes aprender. Esas pruebas son el alimento

continuo de nuestro espíritu que nos permite estar en esta misión humana que es noble y digna.

Las pruebas son parte de la perfección del universo, muchas parecen innecesarias, pero cuando pasa el tiempo, te das cuenta que la profundidad que has adquirido en la prueba, te devuelve renovado y descubriendo otros aspectos diferentes de la paz.

Después de cada prueba resignificarás tu fuerza y verás la sincronicidad de todo.

Tal vez las pruebas sólo son el despertar del que habla Jung.

Sí, nos pasamos la vida mirando hacia afuera, demostrando cosas y alimentando el sueño de la masa colectiva de zombies anónimos solitarios, nos quejamos de eso todo el tiempo, hablamos de la inseguridad, hablamos del egoísmo, Jung decía que mirar hacia adentro es el verdadero despertar.

Creo que hablaba también de que toda prueba tiene que hacer mérito en tu interior, si buscas los méritos de la prueba en tu exterior creo que no vas a crecer en espíritu. Sólo vas a crecer en ego, orgullo y autoestima. También tenemos que ser centinelas de la prueba del prójimo. No todos están despiertos, hay algunos que están dormidos. Tratemos de despertarlos, pero si no es así, les propongo ser acompañantes de compasión con ellos. Recuerden que cuando ustedes están en sanación, felicidad, abundancia, libertad y discernimiento van a atraer a aquellas personas que estén buscando esos estados de la conciencia. Es ahí donde se ve la verdadera caridad. No las abandones, sé su protector, al igual que pensamos en nuestro ángel de la guarda. Yo creo en la potestad que me fue dada desde nacimiento. Esa potestad son mis derechos y ellos son los talentos para pasar las pruebas. Entonces quiero terminar así con esta frase: “No juzgues a las vicisitudes de la vida que se presentan como obstáculos para vuestro progreso, velo como un camino de pruebas para hacer méritos y resignificar tu ser hacia la libertad y paz plena.” Todos saben que he pasado por la prueba de la enfermedad. No estaría escribiendo y concluyendo esto, si esa prueba no hubiera llegado a mi vida.


Pregúntate “¿Cómo puedo servir?” y “¿Como puedo ayudar?” Las respuestas están en tu interior. Cuando las halles, también descubrirás que existe una demanda para el servicio que estás en condiciones de brindar. Deepak Chopra


Estado de la Libertad

Nadie es libre si no resignifica la sanación, la felicidad y la abundancia.

Sacar, soltar, transformar el parásito, recuperar la capacidad de abundar, aprender de cada punto de la sombra, y hacer hábitos sanos tanto en la atmósfera interna y externa.

En pocas palabras nunca un ser vive en libertad si no ha vivido la abundancia, la felicidad y la sanación. En el estado de la libertad es importante que cada una de las otras tres (sanación, abundancia y felicidad) se integren y sincronicen. Si la persona está trabajando o quiere vivir la libertad, separar estos tres estados; la acción de separar es lo que no le va a permitir la libertad. El libre es un maestro del aire, y los maestros del aire, en su continuo dinamismo son livianos, divertidos y especialmente diversos. Por eso dentro del estado de la libertad es fundamental la visión despierta porque le permite al ser comportarse en infinitas posibilidades. Las infinitas posibilidades son la visión esférica. Ser libre es ser vacuo, alegre y practicar la posibilidad visual. Ser libre es ser despojado. Nada tiene límite y al no tener límite el escéptico y la incertidumbre son practicados, y donde el escéptico y la incertidumbre están; la alegría aventurera, la infinita diversidad y la vacía liviandad, viven. Ser libre es un camino de soltar. Ser libre es un camino de fe en el fluir. Ser libre es un camino de dejarse llevar por la mismísima sincronicidad.

Entradas Recientes

Ver todo

Cuento Sufí, "La Vaca"

Un maestro paseaba con su discípulo cuando, de repente, vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre y decidió visitarlo. Durante la caminata le comentó a su discípulo que era muy importante realizar v

Comentarios


bottom of page