top of page

Abundancia - Encuentro # 3 - Vacuidad / Posibilidad

Actualizado: 28 sept 2021

Posibilidad

La posibilidad es, ante todo, potencia de ser. Conciencia es potencia de posibilidad. Una vez aceptada esa atmósfera, ganas la intención del sentir y del pensar, y sólo te queda accionar en el decir y en el hacer para que se materialice la conciencia del ser, y así poder ganar la visión clara del creer. El creer es aceptar el brillo y la luz de tus talentos.

Se conoce como posibilidad a la condición o propiedad de que alguna cosa es posible, ocurra, o pueda acontecer. El término posibilidad es de origen latín “possibilitas”. La posibilidad, es un término que está presente en diferentes contextos con la intención de que algo puede ser o existir. La posibilidad, en materia de filosofía, se refiere a la propiedad de la materia en constante movimiento, de manifestar su diferente desarrollo. En este sentido, Aristóteles, el concepto de dynamis revela una nueva posibilidad que la materia se transforme en algo diferente de lo que se opone la energía, la fuente de realización. Por otro lado, existe una diferencia entre posibilidad y realidad, ya que el primer término alude a algo que todavía no existe pero presenta elementos para que se realice. Por su parte, la realidad es lo que posee existencia, es decir, se realizó.


Cuando nos abstenemos del impulso de clasificar todo en bueno o malo, en correcto o equivocado, en nuestra conciencia se hace el silencio. Si nos deshacemos del peso del juicio, el diálogo interior comienza a acabarse. Deepak Chopra

¿Qué es la vacuidad?

La verdad última es la vacuidad. La vacuidad no es la nada, sino la carencia de existencia inherente. La mente en el autoaferramiento proyecta de manera errónea una existencia inherente a los fenómenos. Todos los fenómenos aparecen ante tu mente como si existieran de forma independiente y, sin darte cuenta de que esta apariencia es equívoca, asientes instintivamente a ella y aprehendes todos los fenómenos como si existieran de forma inherente y verdadera. Puede entonces que la vacuidad sea el estado esencial de la conciencia del decir. La expresión ecuánime es el camino hacia la vacuidad.


Joseph Newton nos habla del principio del vacío:

¿Tienes el hábito de juntar objetos inútiles, creyendo que un día... (no sabes cuándo) ...vas a necesitarlos?

¿Tienes el hábito de juntar dinero, sólo para no gastarlo pues piensas que en el futuro podrá hacerte falta?

¿Tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usas desde hace mucho tiempo? ¿Y dentro tuyo...?

¿Tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos y demás?

¡Eso jamás lo hagas! ¡Va contra tu prosperidad! Es preciso que dejes un espacio, un vacío, para que cosas nuevas lleguen a tu vida. Es preciso que te deshagas de todo lo inútil que hay en ti y en tu vida, para que la prosperidad llegue. La fuerza de ese vacío es lo que absorberá y atraerá todo lo que deseas. Mientras estés, material o emocionalmente, cargando sentimientos viejos e inútiles, no tendrás espacio para nuevas oportunidades. Los bienes necesitan circular. Limpia los cajones, los armarios, el cuarto de enseres, el garage. Dona todo aquello que ya no uses. La actitud de guardar un montón de cosas inútiles sólo encadenan tu vida. No son los objetos guardados los que estancan tu vida, sino el significado de la actitud de guardar. Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia. Se cree que mañana podrá faltar, y que no tendrás manera de cubrir esas necesidades. Con esa idea, le estás enviando dos mensajes a tu cerebro y a tu vida. Que no confías en el mañana y que piensas que lo nuevo y lo mejor NO son para ti, por eso te alegras guardando cosas viejas e inútiles. Deshazte de lo que ya perdió el color y el brillo. Deja entrar lo nuevo a tu casa y dentro de ti mismo. Por eso, después de leer esto, no lo guardes. Hazlo circular para que la prosperidad y la paz pronto lleguen a ti. Cuando el hombre en el encuentro con la conciencia trabaja la aceptación y la verdad, automáticamente para no quedar atrapado en la sombría situación estática requiere de ejercitar, primero la ecuanimidad y después la vacuidad. La ecuanimidad trata no sólo del acercamiento de lo antagónico sino también de la integridad de los polos. Eso hace que el hombre al soltar la polaridad, sacrifica el juicio, y puede comenzar a trabajar la superadora vacuidad y libertad.


Es importante apartarse de definiciones, etiquetas, descripciones, interpretaciones, evaluaciones, análisis y juicios, pues todo ello genera turbulencia en nuestro diálogo interior. Deepak Chopra

El Balde Chino

Una anciana señora china poseía dos grandes baldes, suspendidos en cada extremidad de una vara, que ella cargaba en su espalda. Este último estaba siempre lleno de agua al fin de la larga caminata desde el torrente hasta la casa, en cuanto el rajado llegaba medio vacío. Uno de los baldes estaba rajado y el otro era perfecto. Por largo tiempo esto fue así, con la señora que llegaba a la casa con solamente un balde y medio de agua. Naturalmente el balde perfecto estaba muy orgulloso de su propio resultado y el pobre balde rajado tenia vergüenza de su defecto, de lograr hacer solo la mitad de aquello que debería hacer. Después de dos años, reflexionando sobre su propia y amarga derrota por estar rajado, el balde habló con la señora durante el camino:

-Tengo vergüenza de mi mismo, porque esta rajadura que tengo me hace perder la mitad de el agua durante el camino hasta tu casa”.

La anciana sonrió: -¿Has observado qué lindas flores hay solamente de tu lado del camino?

Yo siempre supe de tu defecto y llevando planté semillas de flores tu lado en el camino. Y todos los días, cuando regresábamos, tú las regabas. Por dos años pude recoger aquellas bellísimas flores para adornar la mesa!. Si tú no fueras como eres, yo no habría tenido aquellas maravillas en mi casa!.



Vivir como Flores

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto?.. Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

- Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos. Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse... Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien. Ésto, es vivir como las flores...


Entradas Recientes

Ver todo

Cuento Sufí, "La Vaca"

Un maestro paseaba con su discípulo cuando, de repente, vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre y decidió visitarlo. Durante la caminata le comentó a su discípulo que era muy importante realizar v

Comments


bottom of page