top of page

Exoterismo y esoterismo


El exoterismo se refiere a las doctrinas y enseñanzas de tipo filosófico-religioso que no se ven limitadas a un determinado grupo de miembros y que, por lo tanto, son susceptibles de ser divulgadas públicamente y sin secreto. En este sentido es el concepto opuesto a esoterismo.

También puede referirse a las formas rituales o externas de una convicción o creencia.

Estas dos palabras provienen del griego: orientado hacia el interior (esoterismo) y orientado hacia el exterior (exoterismo). Con el término «esotérico» se designa una idea, una teoría, destinada exclusivamente a los iniciados, comprendida sólo por los especialistas. El término de «exotérico», en cambio, se aplica en el sentido de «popular» «accesible también al no especialista». Dichos términos se emplean, asimismo, para designar nexos internos esenciales (esotéricos) y externos (exotéricos) de los fenómenos.

En la Antigüedad, algunas escuelas cultivaban, junto a una doctrina accesible a todos, otras doctrinas ocultas, reservadas a los iniciados. En algunas culturas el saber era custodiado celosamente por castas sacerdotales y algunos conocimientos fueron solamente patrimonio de círculos restringidos. El problema de su transmisión a través de la historia ha dado lugar a tradiciones parciales o fundadas en otros contextos desligados de sus fines primordiales.

La esotérica era una de las formas en que en la Grecia antigua se administraba la enseñanza, que sólo podía ser recibida en el interior de las escuelas, y que se oponía a la que se destinaba al público y era impartida al aire libre.

Los discípulos de Pitágoras se habrían dividido en exotéricos y esotéricos: los primeros eran simples aspirantes sin investiduras, los segundos estaban completamente iniciados en la doctrina real del maestro.

Para Platón y Aristóteles, los caracteres exotéricos o esotéricos se aplican sólo a las doctrinas. Habría existido en Platón una doble filosofía: una accesible a todos, expuesta en sus diálogos, y otra más técnica, reservada sólo a los iniciados. Aristóteles divide sus obras en esotéricas o acroamáticas, y exotéricas. Los comentadores admiten que esta distinción no se basa en las cuestiones ni en sus soluciones, sino en la forma y los procedimientos de exposición. En las obras exotéricas sólo se dan los argumentos más claros y para las esotéricas se reservan los más oscuros y decisivos.

Sería semejante, pues, a los actuales y metódicos estudios científicos de las academias con relación a las divulgaciones que de tales disciplinas pueden hacerse.

Ahora bien, luego de este análisis histórico y filosófico, podemos decir que tanto el conocimiento, la información, como las ideas deben circular libremente y estar al alcance de todos.

La abundancia en esta área implica correrse de todos aquellos lugares donde reine el secreto, lo oculto, la información para pocos: los iniciados.

En este sentido el verdadero chamanismo exoteriza lo esoterizado. Saca afuera, se expresa, libera lo que presiona y, libremente se dirige a todos. Asimismo, en una segunda instancia y una vez que exoterizó, puede interiorizar ese conocimiento y esoterizarlo. Es decir, un doble movimiento.

La exoterización es una instancia de conciencia colectiva donde los conocimientos y la información no pertenecen a nadie en particular, sino que están en la conciencia universal, dispuestos para ser usados por todos y para todos.

Cuando uno elige, selecciona a quién y qué informar, está siendo mísero y elitista.

Lo importante es comunicar. Ampliar el canal para poder comunicar lo de todos y lo de todo. Cuanto más amplio esté el canal más expandidos estaremos.

Alejandro Méndez

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comments


bottom of page