top of page

Taller de luz - día 11

Actualizado: 31 may 2021

1) Traumatología miedosa

Es necesaria muchas veces la herida para que entre la luz. Lo más importante es darnos cuenta que tenemos como una atracción a ser heridos de la misma forma. Los seres vivos no permanecemos mucho tiempo en una herida porque cicatrizamos y al cicatrizar se produce un trauma.

Cuando trabajamos la herida estamos viendo la cicatriz o sea el trauma de la psiquis, por eso nos tenemos que ver como cicatrices no como heridos.

a) Conflicto de lucha y huida

Las personas con esta traumatología son personas muy sensibles pero tratan de no mostrarlo, tienen el mundo femenino más cercano, están buscando siempre ser aceptados. En esta búsqueda dejan de ser ellos mismos para construir lo que ellos creen que quieren de ellos, entonces comienzan a hacer una disociación en donde terminan huyendo de ellos mismos. El gran conflicto es que en eso de ser aceptados nunca trabajan el miedo al rechazo y llegan al pánico de ser rechazados por ellos mismos.

Comienzan así los posibles problemas en la alimentación, en las parejas y vínculos, y en sus profesiones suelen buscar ser exitosos. Se convierten a veces en los bufones de las atmósferas sociales y vinculares para compensar y tratar de adelantarse a no ser rechazados.

Viven en un rechazo constante en donde huyen de ellos mismos. En este caso la herida sigue trabajando si no se empieza a sanar. El gran tema en el rechazo es que tienen que aceptar, no resignificar, hacerse cargo del enojo, del dolor, el rencor, la complacencia que son anulaciones. Liberarse del disfraz, dejar de ser prefectos, mostrar quienes son por lo que han vivido, tomar consciencia de que su vida vale y hay cosas maravillosas dentro de ella.

En esta traumatología, lo más difícil aparece en el conflicto que hay para vincularse, ya que el rechazo es tan inconsciente que no se vinculan realmente con nadie porque siempre pueden irse, tratan de no tomar un compromiso. Cuando llegan a un lugar lo primero que ven es como se van a ir o que excusa van a dar para irse. Cuando están en estado sombrío no tienen ganas de relacionarse con personas. No son solitarios y pueden estar en un lugar pero no estar.

Calma y relación:

Para trabajar esta traumatología podemos comenzar a preguntarnos cuál es el sentido de nuestra vida, cuál es nuestra vocación, que es lo que queremos, quienes somos. Todas estas preguntas nos harán trabajar la valentía, y ésta empieza cuando comenzamos a aceptar quienes somos, descubrimos cuáles son nuestras máscaras (sobre todo la del enojo que se van cambiando con la de complaciente) y podemos mostrarnos tal cual somos.

Tenemos que serenarnos, aceptar las pruebas, de nuestra vida, no resignarnos a compensar siempre en complaciente o quedarnos en el rencor. Podemos empezar a trabajar con el prójimo, los vínculos, la empatía con los otros. Emocionarnos, sentirnos y sentir a los otros.

Darnos cuenta que la conciencia emocional es fundamental, que necesitamos hacer una práctica emocional constante en donde nos permita una coherencia que desarrolle dialogo en lo que sentimos y donde descubramos que la palabra también nos vincula.

b) Dependencia y complejo de insatisfacción

Dependencia es una adicción a la satisfacción que puede producirnos una persona pero esta adicción puede pasar a un objeto, una compañía, al placer, etc.

Cuando hay una adicción la persona se anula, donde produce una anulación de exteriorizar lo que presiona. Donde encontremos apego, estaremos s frente a un tema de trabajo sobre hábitos, tensiones y lo inconsciente.

Tenemos que detectar a que se somos codependientes, cualquier sujeto, acción, entretenimiento o cualquier adicción que tengamos funcionará de compañía para nosotros. El gran problema de este trauma es la soledad. Nos sentimos completos con aquello de lo que codependemos, en donde se siente lindo, perfecto, alegre, etc. Esta adicción se aumenta cuando creemos que hasta no tener aquello con lo que nos obsesionamos, nuestra vida no es perfecta, y generamos una obsesión en base a expectativas que luego nos llevarán a frustrarnos generando así una adicción más fuerte e intensa en donde perdemos contacto con el soltar.

Este trauma nos hace revisar la vida que hemos producido a través de objetivos y expectativas y el conflicto que tenemos con lo que creíamos que debíamos ser.

La mayoría de los objetivos que creamos es por una creencia de falta o miserabilidad. Podemos también encontrarnos en este trauma con una gran adicción a la emoción de culpa y desarrollar una personalidad según el éxito que construimos a través de los demás.

Desarrollamos una vida pendiente en cómo nos vinculamos con los otros.

Adicción creativa

Para trabajar este trauma tenemos que tomar contacto con la soledad y poder pedir ayuda si así lo necesitamos.

Debemos recordar que las palabras solitario y ermitaño significan unidos a nosotros mismos, es la domesticación la que nos plantea que nos falta algo para completarnos.

Comencemos a trabajar nuestros talentos, nuestras vocaciones y nuestras resiliencias en donde en el caos de nuestra vida podamos ver en nuestro pasado donde hemos sido brillantes, talentosos.

No necesitamos de complacer y que nos complazcan sino trabajar la compasión en nuestra vida. No dependemos de nuestros acompañantes. Comencemos observarnos y a observar afuera, si vemos ídolos y dependemos de ellos, ver que somos nosotros los que nos amamos y nos hacemos bien. Podemos conectar con similares sin caer en codependecncias e idolatraciones.

Podemos ver el brillo de los otros porque lo tenemos también nosotros. Donde veamos pares, no nos veremos solos., eso nos va a llevar a encontrar confianza, respeto y cuidado.

Llevemos la adicción a otras cosas, a lo sano, a las cosas que tienen sentido para nuestra vida. Sintámonos libres en las vinculaciones para salir del conflicto de demanda que crea la necesidad.

c) Conflicto del castigo

Este trauma produce una vinculación a través de lo sombrío, vinculación castigo-no castigo. Pareciera ser que amamos cuando no castigamos, y eso no es un vínculo, eso es defensa pasiva. Nos aseguramos primero que alguien no nos vaya a castigar y nos metemos en el vínculo.

Aquí las personas son muy amadas y muy amantes, pero solo se quedan percibiendo que no tienen peligro, y en algún momento de la relación empiezan a tratar de victimizarse, han comprendido que la atención del otro causa placer, y si esta atención está conectada con un dolor, no hay problema, siempre y cuando se reciba atención.

En la ausencia de padres el niño empiece a buscar presencias para sentirse humillado o humillarse, hay una búsqueda constante para tener hábitos asquerosos. Necesita desplegar rebeldía y llamar la atención por defectos no solo por virtudes, provoca activamente, y conecta a través del dolor la atención.

Si se siente en falta, disminuido o inferior automáticamente usa la comida como compensación y castigo. Se utiliza el alimento como compensación de la insatisfacción.

d) Posicionamiento competitivo

Competencia de víctimizaciones.

Es una retroalimentación de la posición que se da por encerrarse en el masoquismo. Aquí hay que trabajar el encierro.

Existe fuera del ego una competencia, pero la competencia es por la posición. El masoquismo tiene un conflicto unidireccional en donde quedamos tomados con una situación o alguien, en donde luego abandonamos el resto de los vínculos. Estamos frente a un posicionamiento de donde debemos salir para poder sentir a los otros, no para subir al ego, sino para trabajar la diversidad de la gente que rodea nuestra vida. Para poder vincularnos tenemos que dejar de poner roles, personajes, actividades, y liberar la simbiosis que sentimos cuando tomamos un rol en cualquier vínculo que nos posiciona. Esta desposición competitiva también requiere de des posicionar a los otros.

Debemos tener en cuenta también, que dar un salto de forma vincular requiere soltar la búsqueda de paters (padres) en nuestras formas de vincular, para poder salir de la identificación y vincularnos a la par en vez de generar una posición ególatra de victimización y juicio.

Libre posición

Comenzar a visibilizar nuestros defectos, salir del papel de víctimas, juez y sádicos, trabajar el estado de la ironía en donde se encuentra enquistado ese comportamiento. Preguntarnos que nos da la posición.

Trabajar el sentido de vida como hábito, también la pulsión y el talento que tenemos. Conectar con el disfrute de una conversación, de cocinar, de trabajar la velocidad y la ansiedad.

Comenzar a salir del castigo. Si sabemos que tenemos que terminar una relación no quedarnos mucho tiempo, y si hay un problema en el amor vernos acompañados en nuestro camino de vida.

Dar movimiento a todas las áreas de la vida, para que podamos desposicionarnos y cambiar nuestros estados, es en el movimiento de ir a lo físico, mental, espiritual, emocional, que podemos generar un encuentro con los otros. Es aquí que generamos una desposcion, porque no tiene poder nuestra victima al entender que hay otro al que le duelen otras cosas. Cuando la psiquis se vuelve colectiva empezamos a transformarnos.

La luz está dada en cómo se desarma la neurosis de sádico y masoquista que es cuando se desapega al sádico.

.

e) Conflicto de control

El gran conflicto de este trauma es la sobre adaptación del control que termina siendo una negación. Donde controlamos usamos escudos, barreras, torres, paredes, zonas de confort y todas ella son armas. El escudo es un arma provocadora.

Son personas que atraen muchas veces atmósferas bélicas. Hay una armadura dentro de su corazón. Se convierte al prójimo en un enemigo, en alguien que nosotros queremos que haga algo malo y culparlo para tener control sobre eso.

El control es creer que tenemos poder, porque en el fondo tenemos poder sobre algo que percibimos porque estamos encerrados, pero realmente no existe visibilización si hay control. Donde hay control no hay confianza y donde no hay confianza no hay amor. El control nos lleva al miedo y a no confiar.

La seguridad es la repetición del control en donde sabemos defendernos en la vida, pero no nos relacionamos. El control también queda en la vinculación, la complacencia también es una conciencia vincular, el conflicto es que no habilitamos en el vínculo la creatividad ni lo nuevo, entonces ese control tiene habitado el vínculo pero detenido también. Muchas veces quedamos obsesionados con una forma de vincularnos en donde sostenemos, retenemos y contenemos el vínculo sin darnos cuenta que todo control produce una élite.

Confianza

Hay que trabajar bajar los escudos.

Probar con amar, y ver afuera que no hay enemigos, que tal vez sin protección es más fácil vincularse.

Donde hay muros que haya puentes, y que ese puente se convierte en una pregunta.

Poder bajar el escudo nos deja vincularnos, preguntarnos y abrirnos para que se una lo íntimo y lo público y nos permita vincularnos con la vida, en donde no separemos el uno de los otros.

Existe la posibilidad por lo que vamos sintiendo de que nadie más nos vaya a traicionar, pero debemos dejar de ser individuales y cerrados para ser completos.

Tenemos que hacer algo con lo creativo y posibilitar los vínculos .Esto produce que al meter la creatividad se abra el mundo del control, en donde vamos a posibilitarnos. Para que podamos hacer esto tenemos que sentirnos confiados, y observar a los otros, para transmutar el control miedoso a una confianza amorosa.

Dentro de esa confianza desarrollaremos cuidado y respeto también.

f) Vectorialidad de la circunstancia

Cuando una persona queda detenida solo ve un punto, así nace un vector en donde se ve desde un punto que va hacia un lado o hacia otro. El punto desarrolla una atmósfera circular. Este círculo no es natural porque es bidimensional o sea que es el mundo compensatorio (atención – no atención, etc.)

Toda persona quieta genera atmósfera y vector hacia arriba y hacia abajo, a esta atmósfera de punto quieto hacia abajo se la llama proles. Quiere decir que las proles son masoquistas, victimas, hijos, empleados, etc.

Para arriba están los paters en donde el ego se desarrolla mediante un complejo e idolatra a un parte. El deseo de un prole que idolatra a un páter es un acto creativo desde un complejo.

En la vectorialidad de la circunstancia se pierde atmósfera y esferidad.

La naturaleza del fluir no es irnos a los extremos sino fluir hacia el medio. Nunca nos plantea una neurosis, la naturaleza nos enseña cómo se soluciona una polaridad: el camino del medio. Camino de ecuanimidad porque para llegar al camino del medio hay que unir polos.

Tenemos que sostener la visión esférica en donde todo el tiempo aprendemos, recibimos recursos, aceptamos almas y todo el tiempo estamos creando e inspirando. La visión esférica hace que todo el tiempo estemos siendo abundantes. La abundancia es esférica, es decir que no hay un sólo camino en la abundancia. Cuando solo tenemos un canal en donde nos llega la abundancia ponemos mucha expectativa, porque cuando estamos en trueque en donde nosotros le damos al canal y esperamos que nos dé, entonces quedamos atrapados en el estado piramidal y aparece el verbo merecer y la frustración.

En el conflicto de lucha y huida vamos a tener que trabajar en la atmósfera emocional, la abundancia.

En el conflicto de dependencia y complejo de insatisfacción vamos a tener que trabajar en la atmósfera la libertad en las emociones.

En el conflicto de del castigo y el posicionamiento competitivo vamos a tener que en la atmósfera la libertad y en el conflicto del control vamos a tener que trabajar en la atmósfera la alegría.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Meditaciones

1. Miedo

2. Calma y relación

3. Adicción creativa

4. Libre posición

5. Confianza

6. Atmósfera y esferidad

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------



.

Entradas Recientes

Ver todo

taller de luz - días 1 y 2

1) Revolución: descubrimiento de la sombra El psiquiatra Carl Gustav Jung creía que para entender el inconsciente debía de llevarse su teorización a un terreno que trascendiera las funciones de un org

Taller de luz - días 3 y 4

2) Encuentro de las fronteras, puntos límites. I. ¿Qué es un sobreadaptación? El Límite es manejar el margen y la frontera. La sobreadaptación es un mecanismo de defensa que implica, como la palabra l

Taller de luz- día 5 y 6

1) Compensaciones mentales a) Diferencias entre lo activo y lo pasivo a) Juez activo: transferencia (alimenta la sobre adaptación), manifiesta una verdad. * La transferencia es el modo en el que la me

Comments


bottom of page