top of page


Desde chico aprendí el erróneo valor del esfuerzo, la terquedad en la búsqueda, la repetición de comportamientos para lograr un objetivo, el olvido de mi propio deseo para cumplir, sin importar cómo, con determinado mandato.

Nada más alejado de la libertad y de la aceptación.

Podría recurrir a mi historia familiar, a sucesos traumáticos que me marcaron; pero eso sería caer en la justificación y en la serie interminable de procesos.

En cambio, prefiero que mi cuerpo hable y cuente cómo de a poco se convirtió en una coraza; cómo las articulaciones dejaron su función para devenir toscas y pesadas. No había fluidez en mi cuerpo. Rotura de ligamentos cruzados, rodillas crujientes. Dolores en la cintura. Pesadez al levantarme. La sangre espesa circulando con dificultad. La voz entrecortada, titubeante. La imagen bien podría ser la de alguien atrapado en su propia huella, con la ilusión de moverse, pero en realidad estaba siempre en el mismo lugar.

¿Qué tiene que ver la libertad con todo esto? Muchísimo. La libertad es el fluido que se cuela por todos los intersticios, a condición de que nosotros aceptemos esa configuración, que es cambiante, diversa, móvil. Debemos movernos sincrónicamente, ser flexibles y continuos, sin un plan, sin intentar controlar. Es importante no confundir insistencia con continuidad.

No hay que detenerse en zonas de confort ni moverse en la insistencia de una obsesión; simplemente ser dinámicos en libertad.

Alejandro Méndez

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comentários


bottom of page