top of page

La grandeza del mar


¿Por qué el mar es tan grande? ¿Tan inmenso? ¿Tan poderoso? ¿Y por qué tiene la humildad de colocarse algunos centímetros abajo de todos los ríos?

Sabiendo recibir, se tornó grande.

Si quisiese ser el primero, y estar unos centímetros encima de todos los ríos, no sería mar, sino una isla. Toda su agua iría para los otros y estaría aislado.

La pérdida es una parte de la vida.

Es imposible que vivamos sin esto. La derrota es una parte de la vida. La muerte es una parte de la vida.

Precisamos aprender a perder, a caer, a errar y a morir. Imposible ganar sin saber perder. Imposible andar sin saber caer. Imposible acertar sin saber errar. Imposible vivir sin saber vivir.

Si aprendemos a perder, a caer, a errar, nadie más nos podrá controlar. Porque lo máximo que nos podrá suceder es caer, errar y/o perder.

Y esto nosotros ya lo sabemos. Bienaventurados aquellos que ya consiguieron recibir con la misma naturalidad el ganar o perder, el acierto y el error, el triunfo y la derrota, la vida y la muerte.

Extraído de la web.

Entradas Recientes

Ver todo

agradecimientos

Agradezco mi ser a Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea. Rosana Schoijett, mi maestra alquímica. Jorge Miño, maestro de la potestad. Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Comments


bottom of page