top of page

La maestría del amor


Para mí, “La Maestría del Amor” de Miguel Ruiz, es un libro que pone en palabras claras e impecables en qué consiste el amor, diferenciándolo del miedo. Como señala Miguel Ruiz, en el capítulo “el camino del amor, el camino del miedo”, son distintas las formas de vincularnos con los demás y, principalmente, con nosotros mismos, según el camino que tomemos.

El camino del miedo es uno donde prima la inseguridad personal, la falta de confianza en uno mismo, en las propias herramientas, donde hay maltrato, no hay respeto, ni valoración hacia el otro o hacia uno mismo.

Partamos de la base de que el otro soy yo, como trato al otro demuestra cómo me trato a mí misma. Entonces, en este libro queda bien explicado que primero hay que trabajar en nosotros mismos, en encontrar nuestro amor interior, como dice Miguel Ruiz, tenemos una cocina mágica interior para producir amor hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Sólo trabajando en la relación con nosotros mismos, en nuestras heridas, en nuestro interior, buscando encontrar quiénes somos realmente, podemos reconstruirnos y darnos cuenta de que siempre tuvimos todas las herramientas para poder crear la realidad que queremos. Cuando elegimos enfrentar un cambio personal e ir hacia el camino del amor, se van abriendo puertas que nos llevan a descubrir nuestra propia valoración y a partir de ahí podemos ir avanzando, paso a paso, en mejorar la relación con nosotros mismos y sentirnos seres completos, íntegros y llenos de amor. Nos convertimos en personas libres cuando podemos manifestar quiénes somos. Luego, podemos cambiar nuestras atmósferas, al empezar a vincularnos, desde un lugar sano, con gente que también se trate con amor; por lo tanto, habrá cordialidad en la relación, tanto en los actos como en las palabras, habrá respeto y cuidado, porque en base a como nos tratamos a nosotros es que tratamos a los demás.

Cuando asumí la responsabilidad sobre mí misma, empecé a profundizar en mis heridas, en mi pasado, en todo lo que me perturbaba y limitaba, que era lo que me tenía en el camino del miedo en el que estaba. Sólo así pude abrir los ojos, pude darme cuenta de que la vida es en base a cómo la miro y eso depende de cómo estoy yo internamente, depende del amor que encuentro en mi interior y que siento por mí misma. Si me quiero sanamente, con respeto y cuidado, puedo hacer lo mismo con los demás. Al empezar a amarme y aceptarme, cambió mi forma de ver la vida y de vivirla. Aprendía que es cierto que uno atrae situaciones y personas en base a la energía que vibra. Si vibramos amor, atraemos amor.

Julieta Inés Dal Lago.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comments


bottom of page