top of page

La Templanza

Actualizado: 6 dic 2018

Vamos y venimos. La neurosis del ser

Luego de pasar por la experiencia transmutadora del arquetipo de la muerte, nuestro héroe se ha despojado de sus idealizaciones, sus tensas decisiones que lo

dejaban en espera y de ese cíclico mundo mental y enmascarado que aprendió en la domesticación. Toda esta experiencia además de dejarlo liviano y en

esencia lo deja desmembrado. Es clave en esta instancia unir e integrarse no solo en el ser sino en la atmósfera colectiva y poner dinamismo en lo externo

para ser natural. Ya ha podido revelarse al sistema y al método que se apoyaba en una jurisprudencia generalizada, ha encontrado sabiduría y observación

ajena para captar e integrar un nuevo camino, se ha topado frente a frente con sus demonios internos que anularon su sentir en un mundo racional detenido,

ha conectado con su fuerza animal poniéndola a la par. Desde ella ha podido descender a sus profundidades y encontrar sus verdades que le permitieron

cortar su cabeza egoica y transmutar.

En el arquetipo de la templanza hay una gran experiencia vivida. Su frente posee una flor de loto, símbolo de la transmutación, la cual nació del estiércol del

arquetipo de la muerte. Llama la atención que es de color rojo: Esta racionalizada. Es un ángel que pisa la tierra y que posee alas que reposan de manera

pasiva.

Puede ser lógico que luego de dicha experiencia transmutadora y movilizante el héroe se encuentre desmembrado... Se ha quedado con toda la información y

la gran experiencia interna vivida. El ser sabe y reconoce lo que piensa, lo que siente, lo que intuye y la sensación física que le produce su cuerpo. Ya es

conciente que hay un mundo desconocido y que existe la libertad. Ahora: ¿Sirve de algo si no se dinamiza toda esa información, se desaprende lo aprendido

y se practica en lo desconocido? ¿Si no se vive mas allá de lo vivido?

El arquetipo de la templanza es la ultima de las pruebas en donde esta todo para volar. El conflicto es que en ella el ser esta dividido y dualizado. Hay una

hiper conciencia total de todo que va y viene que lo tensa. El ser está en estado de Neurosis: Una escisión interna donde el individuo esta en guerra consigo

mismo. Cada parte que conforma dicha escisión parece ser autónoma y contrapuesta una de la otra. El combate no es entre un adentro y un afuera sino más

bien entre el pensar obsesivo y el sentir histérico. Hay un conflicto también entre la razón y la emoción, entre la sensación y la intuición. Todo su decir es “si

lo se, lo veo, lo entiendo, lo siento, pero…” Sus peros y sus justificaciones lo anulan todo. Su emoción esta excusada por lo que piensa y su pensar esta

excusado por su sentir. Va y viene estando siempre en los mismos lugares. El ser aquí conoce a sus demonios pero no los evangeliza.

Su número es el catorce que numerológicamente sumando el uno y el cuatro que lo conforman nos da cinco. Asi como el Arquetipo del papa hay una gran

potencia en ella: La apertura a lo nuevo y desconocido a caminar. El tema es que por todo lo que se ha pasado el ser se cree que tiene el secreto de la vida y

que ya se es un ser elevado. Algo lo va a hacer que elevar por derecho. Mientras tanto espera y da vueltas.

En La Templanza hay abuso y manipulación del si mismo creyendo que su vida es solo su experiencia sin confiar en algo mas alla, en la verdadera libertad,

lo cual puede hacerla arrogante.

Ademas el hecho de estar separada en este ir y venir la transforma en hermetica, evocandonos al arquetipo de la Hechicera o Papisa. Su mundo termina

siendo acotado y anti natural. Se podria decir que se parece mucho a este arquetipo con el plus de su experiencia. Incluso aconseja y dice lo que hay que

hacer desde ahí.

Se la puede relacionar con una de las virtudes cardinales griegas. Ellas son: Prudencia, fortaleza, templanza y justicia. Este cuarteto mencionado por Platón

en su influyente libro “La Republica”, resulto ser una conveniente manera de dominio y control de nuestro ser natural para encajar en la sociedad

domesticada formando ciudadanos relevantes, útiles y perfectos. La virtud de la templanza nos habla de ejercer en las emociones y en el espíritu, de moderar

los apetitos de los sentidos y de que la razón anule los deseos. Al igual que en el arquetipo se observa represión y control.

Estar tomado por el arquetipo de la templanza es vivir superando conflictos en atmósferas conocidas. Trabajar la sombra pero no con luz. Es quedarse en

espera de un milagro que nos saque de todo esto o un conflicto para tener la pulsión de superarlo y volver a empezar. Es como seguir moviéndose en un pantano conocido y no salir de ahí. Es caminar separado del sentido de la vida: LO NATURAL. Es vital transmutar la división y unirlo todo. Es en esa flor

de loto donde esta la clave para poder salir de todo este detenimiento, trabajar el triangulo que se genera entre dicha flor y la división entre la emoción y el

pensamiento, la luz y la sombra. Es unir polos de manera enantiodrómica para la verdadera superación. Nadie va a venir enseñarnos como unirnos. Es

nuestra naturaleza, el dinamizarse y caminar en el afuera colectivo lo que nos va a guiar.

Unirnos en la templanza nos habilita al dinamismo exterior y a caminar hacia el arquetipo número quince, El diablo: Tomar conciencia en él de nuestro

cuerpo como canal sensorial y de materialización del si mismo. Enfrentarnos de forma directa con nuestras esclavitudes y el mundo anti natural del alter ego

construido anteriormente.

El arquetipo de la templanza en su camino vertical, es la experiencia del carro. En ella el hijo del sol ha bajado de sus altares elitistas y sobre adaptados, de su

adormecimiento y ha pisado la tierra. Ha pasado por toda una experiencia profunda que lo ha conectado con su esencia y fue capaz de sacrificar y transmutar

internamente su mundo burgués, piramidal y domesticado. Ahora es momento de expandir en el afuera de manera dinámica esa gran vivencia. Unir lo

separado, superar la neurosis entre el sentir y el pensar. La templanza lo sabe todo, lo tiene todo. Y es por eso que bajo ella como triunfo de la línea del

talento esta el arquetipo El Mundo donde ya no hay separación. Todo esta integrado, unido e incluido. Allí ya no hay más ropajes de la domesticación ni

binariedad. Todo es expansión, dinamismo, si mismo, talento puro. Este ovalo de laureles rodeado de una cuadratura conformada por el ángel, el águila, el

toro y el león nos transmite que desde este lugar lo imposible se hace posible. Es un nacimiento y un fin. Un gran darse cuenta que lo importante es bailar en

la cambiante danza de la vida donde la experiencia es para recordar y entonces así evolucionar de manera continua. El constante dinamismo de su ser sobre

la tierra dorada alquímica e indestructible es lo que la sostiene. Puede bailar en el caos de luces y sombras, emociones y razones de la vida. Su fuerza, su

brillo, su visión y su conexión con lo universal la acompañan, siendo en el movimiento el verdadero quinto elemento.

Un año de templanza es aquel que esta todo demasiado analizado y desintegrado, todo tiende a tener un proceso mental. Hasta el mundo espiritual y el sentir

desde la razón se transforma en un mundo de sentimientos racionales. No hay inclusión y ni unión de todo lo que se sabe y vivió. Pensamientos que

emocionan. Racionalizaciones que se sienten. Nada parece en su lugar. Mucha sensación de “Quiero pero no quiero”. Debemos trabajar el suprasentido de

los polos y la división, desaprender lo aprendido y vivido y sobre todo ponernos dinámicos con la potencia que ya somos y bailar la vida. Aprender del brillo

de nuestro fuego, de la continuidad de nuestra tierra, de la liviandad nuestra agua, de la incertidumbre de nuestro aire.

“Es consciente quien está separado, pero no es despierto, porque se detiene en la separación”

“Aprendamos de la naturaleza que nada lo divide y que anónimamente se convierte en la maestría del dinamismo”


Flor de loto: Símbolo de pureza espiritual según Oriente. Ha nacido del estiércol alquímico producido en el arquetipo de la muerte. Es conciente de ello. Se

encuentra en el tercer ojo en donde anida nuestra capacidad de ver más alla de lo evidente. El conflicto es de color roja lo cual nos habla de que esta

racionalizada. Nos refiere a una hiper conciencia de todo que nos tensa y detiene. Nos viene a enseñar que no somos solo un SER/NO SER, somos también

algo más. Posee cinco pétalos, símbolo de apertura, un puente a lo desconocido.

Pelo azul: Ha tenido la capacidad desde el arquetipo del colgado de conectar y leer su emoción profunda. El color azul puede representar el deseo de pureza

y de todo aquello que trasciende a la vida mundana. Tenerlo en el pelo en el caso de ella significa que lo puede cortar.

Alas: Símbolo de libertad. Esta reconocida en ella pero al estar en reposo nos habla de que no la practica.

Zona del corazón: Esta al descubierto. Tiene conciencia de su sentir ya desde el arquetipo de la Fuerza.

Vestimenta. La cubre casi totalmente. Sus ropajes parecen divididos entre el azul emocional y el rojo racional. No se ven sus pies. Su actitud es pasiva.

Tinajas: Símbolos de carga, traslado, transito. Una es roja racional y la otra azul emocional. Su color es el opuesto a la vestimenta que cada una tiene detrás

lo cual nos habla más de su división.

Liquido entre tinajas: Es de color blanco. Nos habla de algo idealizado, una ilusión que no existe. Las tinajas están vacías entonces, cargadas de ilusión de

que algún día los líquidos se mezclen.

Pañuelo en garganta: Tapa a modo de escudo su chakra garganta, símbolo de la expresión y la libertad. Nos enfatiza que no es libre. Desde este lugar su

comunicación puede resultar amenazante hablando siempre desde lo vivido.

Faja en la cintura: Reprime la energía expansiva y luminosa del chakra plexo solar: No tiene sensación pública. Nos habla además que se esta demasiado

pendiente de la belleza a mostrar en el exterior. Esto no es belleza natural.

Brazos: Son de color rojo. Su dar y recibir están basados en la razón. Es más de trueque y manipulación

Tierra natural: Esta pisándola a su alrededor las plantas nos hablan que esta en lo natural. Ya esta lista para avanzar en lo real, pero sus piernas pareciera que

se cruzan y se anulan una con la otra. Casi siempre no avanza porque en la emoción tiene la excusa de la razón y en la razón tiene la excusa de la emoción.

Comentarios


bottom of page