top of page

Las dos águilas


Eran dos águilas. Una volaba alto y se encumbraba por las alturas y era muy consciente de su poder. La otra apenas se elevaba por sobre el suelo y miraba a la otra con envidia y solo quería volar como ella.

Un día el águila vio a un cazador armado de arco y flecha y le dijo, "Deseo que mates a esa águila cuando esté volando por los aires".

El cazador dijo que podía hacerlo, sólo que necesitaba unas plumas para su flecha. Así que el águila envidiosa sacó una de sus plumas de un ala y se la pasó al cazador.

El cazador lanzó la flecha pero no pudo alcanzar la otra águila porque ésta andaba volando demasiado alto. Pidió al águila que se sacara otra pluma, y luego otra.

Repetidas veces falló el cazador y el águila le pasó tantas plumas que ya había perdido todas las de sus alas y ella misma ya no podía volar.

El arquero, que no pudo matar al águila voladora, tomó ventaja de la situación, dio la media vuelta y mató al águila envidiosa. Y así suele sucederle a los envidiosos, "lo que desean para el otro termina sucediéndoles a ellos"...

La envidia encierra carencias y frustración. El envidioso sufre mucho porque se siente inferior al envidiado y en su loca carrera por tratar de ser como él, generalmente cae ridiculizado ante sus propias bajas acciones que siempre quedan en evidencia. No tienes por qué ser como los otros. Desarrolla tu ser y entonces te sentirás tan pleno con la vida que tienes, que ya no querrás tener la vida de los demás.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comentarios


bottom of page