top of page

maestría de la libertad


Sentí tu ser.

Disfruta tu compañía.

Disfruta existir.

Contempla tu vida.

Observa la inmensidad de lo que existe.

Sentí el silencio entre suspiro y suspiro.

Respira la abundancia del aire.

Saborea tu interior.

Tranquilo… Relajado…

Imagina estar en el lugar que más te gusta.

Usa tus sentidos.

Observa, oí, sentí.

Mira hacia abajo.

Descubres cadenas en tu cuerpo que no te dejan estar totalmente dinámico, liviano, diverso, libre para curiosear.

Esas cadenas son miedos. Miedos primarios.

Una cadena de color rojo que es miedo a la enfermedad, que no te deja ser dinámico en tu área física.

Una cadena de color naranja que es el miedo a la falta, que no te deja ser abundante en tu área financiera.

Una cadena de color amarillo que es el miedo al rechazo, que no te deja ser feliz en tu área emocional.

Una cadena de color verde que es el miedo a la pérdida, que no te deja ser entero en tu área vincular.

Una cadena de color azul que es el miedo a no ser inteligente o creativo, que no te deja fluir en tu área mental.

Una cadena de hierro, de bronce que es el miedo al fracaso, que no te deja ser dinámico en tu área profesional.

La ultima cadena es de color violeta que es miedo a romper con el debería, que no te deja ver lo ilimitado que sos con tu creencia.

Siete cadenas.

Siete miedos.

Siete áreas limitadas.

Siete mentiras.

Deja que se deshagan.

Son energía mal canalizada.

Son creatividad mal canalizada.

Es energía potencial. Es energía inicial. Es la energía del control.

Suelta… Fluye…

Hoy es el día que dejamos de sentirnos no completos.

Hoy es el día que nos damos cuenta que somos y que irradiamos luz.

En este momento decidimos dejar los miedos, las dependencias, las quejas, la victimización.

Ya no nos sentimos solos. Ya no somos incompletos.

Ya sabemos que somos energía y no tenemos que utilizarla para cadenas que nos ponen estáticos.

Son los miedos una mentira de nosotros mismos.

Ya no hay más cadenas…

Ahora vas a empezar a sentir un movimiento en tu espalda. En la zona alta de tu espalda.

Hay mucha pasión, hay mucho amor.

Te empezas a dar cuenta que están saliendo tus alas. Crecen…

Observa cómo se amplía tu cuerpo. Desplegalas. Dos alas…

El ala derecha crece con tu pensamiento, con tu pasión, con toda la fuerza masculina.

El ala izquierda crece con el amor, con la creatividad, con toda la energía femenina.

Integro con tus alas…

Échate a volar…

La alegría y el amor van a hacer tu combustible. Vuela…

Vuela con tu luz y comienza a observar el mundo.

Sigue desplegándolas, muévelas, ponlas dinámicas…

Mientras observas ese mundo, pregúntate:

¿Qué es volar?

¿Volar es comprometerse y tener confianza en mi mismo?

¿Volar es aceptar lo que no se puede cambiar y saber cambiar el tiempo?

¿Qué es volar?

¿Volar es pedir perdón y perdonarte?

¿Es reconocer de detrás de cada acierto puede haber muchos fracasos?

¿Volar es enamorarse de lo que uno hace, no postergar y hacer algo en el aquí y ahora?

¿Volar es elegir a cada momento y ponerse a prueba con sus debilidades y fortalezas?

¿Volar es no mirar hacia atrás y actuar con entusiasmo?

¿Es transitar caminos desconocidos y probar hacer algo que nunca hicimos?

¿Qué es volar?

¿Volar es estar preparados para ver la oportunidad y desarrollar la creatividad?

¿Es hacer cosas nuevas todos los días?

Observa tu mundo. Observa tu luz.

Mientras vuelas, mira hacia los costados.

Un montón de luces con alas también recorren el mundo.

Contempla. Toma velocidad.

La flora, la fauna de nuestra tierra. El mar. Las ciudades. Los glaciares. Las montañas.

Mira el universo…Comienza a volar hacia él.

Aléjate de la tierra.

Entra a lo desconocido. Sorpréndete…

Para entrar en el no consciente es necesario la liviandad del consciente.

Déjate ir…

Seguí en tu viaje.

Aléjate.

Seguí…

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Yorumlar


bottom of page