top of page

MASARU EMOTO

El Dr. Masaru Emoto nació en Japón y se graduó en la Yokohama Municipal University y en la Open International University como doctor en medicinas alternativas.

Descubrió, a través de su investigación, que tus pensamientos, palabras y sentimientos modifican las moléculas del agua. Por medio de fotografías de alta velocidad, mostró cómo cambian los cristales del agua congelada cuando se proyectan hacia ellos pensamientos específicos y concentrados. Descubrió que el agua que había estado expuesta a palabras amorosas mostraba formas complejas y brillantes, pero que el agua sometida a palabras negativas tenía formas incompletas y asimétricas. Todavía hoy continúa investigando en este campo en el que es pionero. Sus páginas web son: www.masaru-emoto.net y www.hado.net

“Por lo que he investigado, creo que el agua marina tiene recuerdos de todas las criaturas que han vivido en el océano y que los glaciares también podrían contener millones de años de la historia del planeta”. El agua rodea al globo, fluye a través de tu cuerpo y se extiende al resto del mundo. Si puedes interpretar la información que contiene la memoria del agua, puedes comprender el cosmos, las maravillas de la naturaleza y la propia vida. La energía es vibración y la vibración es vida.

Las palabras son vibraciones. Las palabras, por lo tanto, son vida. Las civilizaciones antiguas sabían que todo comienza con las vibraciones y que eran conscientes de que las vibraciones son vida, luz y sonido. Los humanos crearon las palabras con el propósito de distinguir esos sonidos y compartirlos con otros. Así que el sonido de las palabras es nada menos que un regalo divino de la naturaleza.

Los cristales del agua ilustran este divino regalo con sus diseños. El agua es un medio que recibe y comprende incluso las vibraciones más sutiles. El agua capta las vibraciones de manera natural. Incluso cuando estas vibraciones son palabras o letras que representan un lenguaje, el agua nos muestra la energía que contienen en la formación de sus cristales. El agua intenta comunicarnos algo. Las emociones negativas impiden la cristalización del agua. Las emociones positivas permiten que desarrolle preciosas formas hexagonales.

El 70% de tu cuerpo es agua. La información que contiene el agua tiene mucho que ver con la formación de tu salud, así como tu actitud hacia el mundo y la actitud del mundo hacia ti.

El Dr. Masaru Emoto ha creado unas cartas con las fotografías de los cristales del agua para que los lectores puedan utilizarlas de manera práctica en su vida. Hay 48 cartas divididas en cuatro grupos de 12 cartas. Cartas de salud, de sabiduría, de poder y de la tierra. “Sanación con los cristales del agua”. Masaru Emoto. Editorial EDAF. Nueva Era.


La oración del Dr. Masaru Emoto curativa para el Golfo de México.


Centrando nuestras energías en respuesta a la tragedia del Golfo y para la curación de las aguas y sus habitantes.

"Le envío la energía del amor y gratitud al agua y la vida a todas las criaturas en el Golfo de México y sus alrededores. Para las ballenas, delfines, pelícanos, peces, moluscos, plancton, corales, algas y todas las criaturas vivientes. Lo siento. Por favor, perdóname. Gracias. Te amo."

Esta oración es para establecer la intención de amor y de curación, que es tan grande, tan fuerte que puedes hacer un milagro en el Golfo de México.

No eres impotente. Eres poderoso. Tu energía unida, hablando esta oración diaria, varias veces al día, literalmente, puede cambiar el equilibrio de la destrucción que está sucediendo.

No tienes que saber, sólo tienes que reconocer que el poder del amor es mayor que cualquier potencia activa en el día de hoy.

Entradas Recientes

Ver todo

agradecimientos

Agradezco mi ser a Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea. Rosana Schoijett, mi maestra alquímica. Jorge Miño, maestro de la potestad. Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Comentários


bottom of page