top of page

Procrastinación Encuentro #5 La Ruleta Parte III

Actualizado: 28 sept 2021




Demonios Sentimentales


Cuando nuestra mente entra al mundo emocional tiende a racionalizar, pero tenemos que trabajar los sentimientos y las emociones.

Los sentimientos tienen contacto con las emociones, algunos pensamientos surgen de un sentimiento. Estos sentimientos pueden ser pulsados o gestados desde una pulsión de nuestra mente.

La diferencia es entonces que las emociones no tienen ni contacto ni invasión de los pensamientos, y los sentimientos están alquimizados por el pensamiento.

En el momento que podemos percibirlo por alguno de los sentidos vamos a poder tomar contacto con esa verdad.

En el mundo de los sentimientos vamos a poder indagar, investigar y de hecho transmutar con alguna de nuestras intenciones. Del Taller de Luz, Aanu.

Los demonios Sentimentales son La Ansiedad, La tristeza, el Tiempo, La angustia y la Depresión


La Tristeza

La tristeza como detenimiento del dolor. Del Libro Somos Chamanes.

¿Existe la tristeza? ¿O existe el detenimiento del dolor? ¿O existe la conjunción del miedo y del dolor que hace que pase el tiempo y nos vampirice la energía?

¿Es el dolor un demonio tan fuerte? ¿Es el dolor un demonio intransitable?

¿Es el dolor el demonio que nos conducirá a la apatía, a la anulación, a la adicción?

La tristeza es el estado en que los seres, al evitar el dolor y quedan atrapados en él, la viven.

Comenzar a decir “me duele”, es aceptar un síntoma y ahí comienza el trabajo de la verdad. Comenzar a decir “me duele”, es convertirme en el espejo del otro ser o de la situación. Cuando toda energía se observa en el espejo y encuentra el demonio, se detiene y toma conciencia de transformación y superación, a no ser que el parásito de la víctima gobierne su conciencia.

Todo ser que se encuentra con el demonio del dolor puede caminarlo hacia una humanización, pero todo ser perezoso y victimizado, que se detiene y se pone bélico frente a él, será tomado por otra legión de demonios que se llaman “tristeza”.

Recordemos que los demonios no son ermitaños, siempre trabajan en legiones, siempre son muchos. Con cualquiera de ellos que te encuentres, aparecen muchos, porque queda claro que una sensación demoníaca, lo primero que quiere hacerte es sentir la confusión.


La Depresión

Según la OMS, la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria.

La Depresión, según C. G. Jung

La depresión es un problema actual casi común, como su nombre lo dice, es una presión para adentro siendo por eso un estado introvertido.

Se dá porque en una situación difícil de la vida en que era necesario una reacción externa, la persona amputa su capacidad de acción, reprimiendo su fuerza, con otras palabras, canaliza la energía que debería dirigirse al exterior, hacia su interior, transformándose esta en fuerza destructiva y no constructiva . En vez de darse la "ex-presión" se dá la "de-presión".

Carl Gustav Jung en su libro "la vida simbólica", tomo 18/1 nos cuenta que atendió una mujer con depresión, diagnosticada en el hospital psiquiátrico, donde él trabajaba, de psicósis depresiva. Su hija pequeña había muerto con tifoidea. Pero esa no fue la causa directa de su enfermedad. Jung descubrió tras el test de asociación libre de ideas, que ella en su juventud amó a un hombre prestigioso en su pueblo. Por inconveniencias de la vida nunca evidenció ese amor. Se casó con otra persona con la que tuvo dos hijos. Un amigo después de cierto tiempo le dijo cuan desilusionado estaba su verdadero amor por no haberse casado con él. Después de eso ella colocó a sus dos hijos en la bañera sabiendo que el agua de esa ciudad estaba contaminada. Dejó que los hijos la bebiesen y como consecuencia la hija murió de una infección. Al aclararle Jung sobre sus intenciones y actos homicidas perante a sus hijos devido al amor no realizado o consumado, en pocos días salió de su psicosis depresiva y volvió a su casa.

El confrontamiento con la verdad, por más que sea doloroso, es curativo. Si bien esta paciente no va a solucionar el sentimiento de culpa y tristeza, ella encontró un lazo con la consciencia que le permitió por lo menos elaborarla y entender su depresión y por lo tanto nunca más cayó en la psicósis, la cual se manifiesta por la pérdida del contacto con la realidad.

Pero a la depresión tenemos que entenderla desde sus dos lados, en su inicio generalmente tiene una etiología psicológica, simbólica, pero también puede darse por una alteración profunda del sistema nervioso simpático.

Esto vemos por ejemplo en casos de agotamiento mental por excesivo estrés o trabajo, por insomnio prolongado, debilidad, enfermedad física. Aquí deberíamos preguntarnos acerca de la situación psicológica que llevó a la persona a compensar un aspecto de su vida con excesivo esfuerzo y rendimiento en su trabajo o con falta de sueño, etc.

Depresión y Procrastinación

Tal como figura en un artículo publicado en Psycology Today, las personas que sufren depresión pierden el interés en actividades que antes disfrutaban porque los sentimientos de nulidad, tristeza e irritabilidad que experimentan les hacen temer que no puedan estar a la altura llegado el momento. Por eso evitan dichas situaciones.

Asimismo, el aislamiento social que caracteriza a las personas con depresión puede llevar a la procrastinación cuando una tarea requiere realizar acciones como hacer una llamada a un extraño o conocer a alguien nuevo. Esta falta de autoestima y confianza en uno mismo puede provocar a su vez comportamientos que otros no entienden y dañar las relaciones sociales y profesionales, con lo cual la persona deprimida se siente cada vez mas avergonzada y herida, afianzándose el circulo vicioso.

Otro punto de relación entre la procrastinación y la depresión es la dificultad que tienen estas personas para planificar tareas que requieren varios pasos o subtareas, iniciar estas secuencias se les hace inasumibles que rechazan iniciarlas. Por este motivo, es muy importante que estas personas trabajen lo que se llama activación de la conducta.

Por otro lado, el hábito de rumear sobre lo que se esta postergando en lugar de afrontarlo es una tendencia que se agrava con la depresión, del mismo modo que la depresión tiene efectos paralizantes.


La Ansiedad

La ansiedad (del latín anxietas, 'ansiedad, aflicción') es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos, y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión.

​Es un estado de inquietud inespecífica, con miedo, aprensión, preocupación y sentimiento de incertidumbre.

La ansiedad, en su molestia, en su incomodidad, en su energía activada por las glándulas adrenalinicas de que querer salir y hacer, nos enfrenta con lo que realmente no estamos viendo en nosotros.

La ansiedad es energía mal canalizada. No exteriorizada o mal direccionada.

La ansiedad viene a mostrarnos donde nos hemos quedado quietos. Donde nos hemos detenido. Donde no hemos tenido coherencia entre nuestra sentir, pensar, decir y hacer.

Cuando nos empezamos a quedar cómodos, comenzamos a postergar como sobreadaptación en el comportamiento.

“En el momento de inspiración, de creatividad, etc. decidimos arrogantemente o soberbiamente que no es el tiempo o el momento y ahí comenzamos a darle espacio a la ansiedad. Si este comportamiento es todos los días, acumulamos energía. El cúmulo de energía es cuando la adrenalina queda sin canalizar y esa energía se queda sin utilizar” Taller de Luz.

La Angustia

Del latín angustĭa (“angostura”, “dificultad”), la angustia es la congoja o aflicción. Se trata de un estado afectivo que implica un cierto malestar psicológico, acompañado por cambios en e cuerpo.

¿La angustia, este demonio, tal vez sea el más benévolo de ellos? ¿La angustia es una canalización del dolor? ¿La angustia es un camino a la vacuidad? ¿La angustia es la puerta que rompe la hermética sombra?

La Angustia se un sentimiento que viene a salvarnos. Aparece automáticamente cuando hay una rigidez en las sobreadaptaciones y cristalizaciones. Este sentimiento puede aparecer como un mensajero…

Comienza una especie de camino donde nos limpia y nos libera en el cuerpo. Nos produce un vacío, es casi un demonio corporal.

Es la forma que tiene el sí mismo, la psiquis, de liberarse a través de nuestro cuerpo para vaciarnos del dolor y limpiarnos.

El conflicto es cuando queremos intervenir a la angustia con el pensamiento, en donde si juzgamos a la angustia vamos a estar dominándola.

Muchas veces la angustia llega por la caída del ego, por la vulnerabilidad del arrogante, para desarmar las estructuras fuertes, a romper todo tipo de defensas y la creencia de que tenemos que ser fuertes.

Nos desarma porque no somos fuertes y porque en la fortaleza y en la estructura que nos da la fortaleza, nos estamos perdiendo de todo aquello que nos puede dar información para nuestra ´psiquis. Del Taller de Luz.


El Tiempo

"Tú te puedes demorar, pero el tiempo no lo hará, y el tiempo perdido nunca se vuelve a encontrar." ~ Benjamín Franklin

Definición El tiempo es una magnitud física con que se mide la duración o separación de acontecimientos. ... El tiempo permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un futuro y un tercer conjunto de eventos ni pasados ni futuros respecto a otro.

En su arrogancia el ser humano no se da cuenta que el tiempo sigue su camino, y que en su afán de controlar, ordenar y programar detiene su “tiempo”

Detiene la vida, no se toma conciencia del sentido de la vida en este demonio. Tampoco se toma sentido de la muerte.

Somos aquí y ahora, ni pasado ni futuro.-

La pregunta sería, si me muero en este instante, hice todo para lo que estoy en la tierra?

El arrogante no toma conciencia de muerte, entonces en su detener la vida, muere en vida.

Quedamos dominados por el factor tiempo y no nos damos cuenta que es el demonio más fácil de transformar. La misma energía que ponemos en generar un pendiente, podemos ponerla en accionar; y a la energía que absorbe ese pendiente le tenemos que sumar la energía de la culpa que genera un pendiente.

El demonio tiempo juega con nuestra arrogancia domesticada, se divierte con nosotros, y creemos que lo dominamos. Creemos que tenemos la virtud de detenerlo, y en realidad el tiempo no se detiene. La vida no se detiene. Nos pasa a diario. Cuando miras, ya son las seis la tarde, ya es viernes, ya es final de mes. Cuando uno mira ya es fin de año, ya cumplí 40, 50, 60. Cuando uno mira, observa; se pasa el tiempo y no sabemos cómo están nuestros seres amados. Cuando uno observa, tal vez, quizás, se nos pasó el amor de nuestra vida. Y hay algo que tiene el demonio tiempo, hay algo que él nos prohíbe, que es volver atrás.

El después es evitar, posponer, y el después tiene cobardía, arrogancia, culpa, miedo, ego. El después es creer que tenemos poder. Superar al demonio tiempo es entender que todo aquello que está detenido está muerto, y todo aquello que muere no evoluciona. Todo aquello que muere se ha terminado, y lo que está terminado no puede estar potenciado. Estamos hablando de la procastinación.

Cuando el demonio tiempo te invadió, el amor natural no está tomado en cuenta, pero es por ahí donde comienza tu superación. Conéctate con el amor natural, dinámico, y el demonio tiempo caminará compasivamente al lado tuyo. Del libro Somos Chamanes.


La exageración

Exagerar: Significa Mostrar una cosa de manera tal que sus cualidades parezcan más grandes o importantes de lo que son en realidad.

¿Por qué la persona tiene la necesidad de exagerar? Los exagerados son en el fondo personas inseguras que agrandan los sucesos para afirmarse y aliviar su sentido de inferioridad. Como no se sienten conformes con los resultados reales de su vida, los “inflan” para verse mejor ante los ojos del mundo.

Es difícil para el exagerado darse cuenta que lo hace, pues lo ha convertido en un habito y esta adicto a la reacción que provoca en los demás al impresionarlos.

Exagerar y mentir, por un mismo camino suelen ir”, dice un refrán que describe perfectamente lo que es en realidad esa manía de exagerar que tienen tantas personas… ¡y en la que a veces caemos sin darnos cuenta! “¡Uy, había como mil personas en la tienda!”, quizás exclamamos, cuando realmente en el lugar no habían ni 100. Ese tipo de exageración inocente es parte de la naturaleza humana, es un poco creativa y hasta divertida. ¿Te imaginas lo aburridas que serían las telenovelas y películas sin un poco de exageración?

¡Ojo!, otra cosa es la exageración innecesaria que muchos usan. Conozco una señora que a todo le añade un 50%... ¡ y a veces transforma la cosa al 100%! Si su niña obtiene buenas notas, te dice que es “la mejor del colegio”, y repite “mi esposo gana $80,000”… cuando yo sé que no llega a $40,000. Y por si fuera poco una vez me dijo que su marido estudió en la Universidad de Harvard… cuando yo creo que su amorcito ¡jamás ha visitado Massachusetts!

La conciencia del decir rompe todo estadio de ocultamiento y exageración; y todo ocultamiento y exageración tal vez sea un accionar del ego y del miedo.

¿Qué ocultas?

¿Qué exageras?

¿Ocultas lo que el juez no quiere mostrar?

¿Exageras tapando lo que el juez ha inferiorizado?

¿Exageras lo que supones que los demás quieren de ti?

¿Estás viviendo en una sociedad no verdadera y la no verdad es el adormecimiento del ser?

¿Es tan difícil aceptar la verdad?

¿Son la comparación y la juzgación los parásitos más fuertes de la sociedad?

Tal vez hoy el verdadero camino hacia la liberación es aceptar la complacencia y autocomplacencia que tienes en tu atmósfera social. Una vez que sientes verdadera esa aceptación, es ahí donde tienes que trabajar para desencadenarte de las esclavitudes y poder desplegar las alas de la libertad. Desplegar las alas es ser uno mismo en el momento del aquí y ahora, despertándote y despertando a los zombies de la conciencia colectiva ensimismados en el individualismo



La Postergación

La acción de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables, puede generar problemas y un intenso malestar emocional.

Muchos de nosotros vamos por la vida postergando una gran variedad de tareas sin hacer, de distinta índole, grandes y pequeñas, importantes o cotidianas. Así por ejemplo, se acumula la ropa sucia, el desorden en la casa, las materias por rendir, el trabajo en la oficina. Este fenómeno de gran importancia se llama procrastinación. Según establece la Real Academia Española el verbo procrastinar, procede del verbo latín procrastinare (de pro, para y cras, mañana, es decir, “posponer hasta mañana”) y significa “diferir o aplazar la ejecución de un acto”. Por tanto, la procrastinación es la acción de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables. Cuando dicha actitud se vuelve habitual, la procrastinación se convierte en un trastorno del comportamiento que puede afectar de manera significativa el bienestar físico, psicológico y social de la persona.

Cuando posponemos, dejamos para después las cosas, formando un círculo vicioso entre ansiedad, inquietud, abatimiento y culpa, lo que genera más ansiedad. Se ha comprobado que cuando ésta es vivida de manera crónica puede afectar también la salud, pueden aparecer problemas gastrointestinales y problemas relacionados con el sistema inmune.

Las consecuencias o complicaciones que genera la procrastinación pueden ser: laborales, personales, familiares y sociales. (Flores, 2014).

Las complicaciones laborales están muy relacionadas con las tareas, el manejo del tiempo y las relaciones formales en el trabajo. Si la conducta de aplazar o postergar se mantiene en el tiempo las consecuencias en éste ámbito serían: dejar tareas o trabajos incompletos, dejar fallas en el servicio o producto que realiza, planeación deficiente o nula en el trabajo, trabajar en tareas urgentes y olvidar las importantes, perder oportunidades de crecimiento.

Las complicaciones personales, tienen que ver con la autoestima o la concepción que tiene la persona consigo misma. El tener un autoconcepto erróneo o negativo, genera una creencia de que se es incapaz de ser lo que quiere ser. La persona realiza una crítica severa hacia su persona.

Éste fenómeno también trae aparejado consecuencias familiares tales como: aferrarse a una relación que ya está deteriorada, postergar un día con los hijos, vivir ilusionado con las vacaciones que va a tomar con su familia sin cumplirlas, evitar acercarse a la persona amada, postergar la felicidad propia.

En el ámbito social los procrastinadores no disfrutan, no se divierten, postergan los encuentros interpersonales lo que traería aparejado pérdida de relaciones afectivas importantes.

Hay autores que consideran que la procrastinación se debe a que la persona posee creencias irracionales sobre lo que implica terminar una tarea adecuadamente, en ese sentido, tiende a plantearse metas altas y poco reales que por lo general lo llevan al fracaso. Es entonces que al intentar calmar esas consecuencias emocionales, demoran el inicio de las tareas, hasta que no sea factible completarlas de manera apropiada, evitando así cuestionar sus habilidades y capacidades. (Ellis y Knaus 1977)

La procrastinación sería resultado por una parte del perfeccionismo, y por otra de una visión de la autovalía basada en lo que uno es capaz de lograr. El procrastinador se devalúa a sí mismo debido a sus conductas de postergación pasadas y presentes, lo que promueve aún más los aplazamientos y los sentimientos de ansiedad y depresión.

Un tipo de conducta que ha sido relacionada por muchos autores a la postergación de tareas es el autoboicot, el cual consiste básicamente en poner obstáculos para evitar el propio progreso. Las autoras Burka y Yuen (1983) explican éste comportamiento como un miedo al fracaso escondido por una baja autoeficacia. El autoboicot también es asociado a un elevado perfeccionismo, un ejemplo podría ser dedicarse a realizar tareas para los demás que le impida a la persona lograr sus objetivos, evitando así poner a prueba realmente su capacidad.

Cuando este proceso se hace crónico es necesario consultar con un especialista de la salud mental, para abordar a tiempo la problemática y prevenir consecuencias futuras. Se recomienda fijar metas de corto plazo, realizar las tareas más difíciles en primer lugar, trabajar con ciertas técnicas de gestión del tiempo, elaborar listas de tareas que hay que efectuar, con una estimación del tiempo necesario para terminarlos, identificar prioridades, planificar horarios adecuados. La persona debe encontrar motivación en sus actividades y, a su vez, tiene que aceptar las responsabilidades que le tocan.

Fuente: Lic. Mariela Lucero. Psicóloga – M.P. 104 (San Luis)-Profesora de Psicología Clínica Cognitiva Integrativa-Universidad Nacional de San Luis



La Complacencia

La COMPLACENCIA es la tolerancia excesiva, una suerte de omisión de los atributos generales de una persona. Se trata de exageraciones. La complacencia funciona esperando algún tipo de reconocimiento.

Tal vez sería importante que nos demos cuenta que todo aquello que tiene que ver con la complacencia, tiene que ver con luchas, méritos, escalas, competencias, juicios, mentiras, máscaras; o sea amor con esfuerzos. Lleno de expectativas, de conciencias sólo en el recibir, y de vigilias y esperas.

En mi tierra, al complaciente se lo llama “el que no da puntada sin hilo”.

“Complacer” es la acción del ego en búsqueda de ser perfecto en el debería ser.

Complacer es la creencia de que el otro necesita de ti para pasar el conflicto que ha atraído con sus talentos.

Complacer significa inferiorizar los talentos y usar el "método y sistema" para lograr superar el conflicto y hacer mérito de ello.

Sería interesante hablar de compasión también.

La compasión es diferente. El dar es desinteresado.

El dar es porque ya recibiste.

La compasión es trabajar en uno hacia el otro y ahí se termina el camino.

En la COMPASIÓN se empieza por reconocer que no se desea el sufrimiento y que se tiene el derecho de alcanzar la felicidad, tanto con uno como con el prójimo. Es lo que se convierte en la base para empezar a generarla.

Del Diario de un Meditador.

En la complacencia, salgo a resolver primero lo del otro y me postergo.

¿En pos de que?

¿Excusas? ¿Ego? ¿Miedo? Miedo a no enfrentar mis propios desafíos.



Entradas Recientes

Ver todo

Procrastinaciones por reclamo del universo

El Olvido Olvidar es una acción involuntaria que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, información adquirida. A menudo el olvido se produce por el "aprendizaje interferente", que

Procrastinaciones Emocionales

Aceptación Sombria Con origen en el término latino acceptatio, el concepto de aceptación hace referencia a la acción y efecto de aceptar. Este verbo, a su vez, está relacionado con aprobar, dar por bu

Procrastinaciones Mentales

La Duda La duda es una dificultad para elegir y tomar decisiones en un área específica. La duda hace que la persona se quede allí hasta encontrar la respuesta. La duda no es todo o nada. La duda es co

Comments


bottom of page