top of page

Procrastinaciones Mentales

La Duda


La duda es una dificultad para elegir y tomar decisiones en un área específica. La duda hace que la persona se quede allí hasta encontrar la respuesta.


La duda no es todo o nada. La duda es como una falta de convicción personal producto de la incapacidad para integrar una decisión, refleja “la dificultad para determinar límites y fronteras, con la consiguiente incapacidad de experimentar confianza.


La duda puede proyectarse en los campos de la decisión y la acción, o afectar únicamente a la creencia, a la fe o a la validez de un conocimiento. Si le antecede una "verdad" convencionalmente aceptada, la duda implica inseguridad en la validez de ésta.


La duda tiene varias acepciones, entre ellas la duda escéptica.


El escepticismo es generalmente cualquier actitud de duda hacia el conocimiento, sea este de hechos, opiniones o creencias declaradas como hechos, o de duda respecto de afirmaciones que son tomadas por supuestos en otra parte.


Si preguntas a la gente porqué duda no sabe que contestar…. Simplemente posponen la decisión. Sin embargo suele pasar que cuando tardamos en empezar cierto tipo de tareas es porqué estamos inseguros sobre nuestras capacidades para completarlas.


Procrastinar en estas situaciones es un modo de evitar temporalmente un probable disgusto y de paso nos protegemos la autoestima, actua a modo de mecanismo de defensa.


Considerando que la procrastinación se define como una forma sin sentido de inacción, los indecisos pueden aplazar las decisiones a propósito, esperando que esto dará lugar a un aplazamiento infinito. Por lo tanto, el tiempo de decisión prolongado debe interpretarse como un intento de evitación total de tomar una decisión.


Características de la duda:


· Falta de convicción interna.

· Dificultad para seleccionar.

· Incertidumbre.

· Sensación de inacabado.

· Indecisión.

· La dilación (procrastinación).


De todos estos, considerar que “la tendencia a dudar o a cuestionarse la propia experiencia” parece ser el rasgo mejor construido y más generalizado.


Conciencia Emocional, La Esceptica




Los Complejos


El término complejo proviene del psicoanálisis y representa una forma de conducta, de comportarse.


Para Freud, cada persona tendría sus complejos en alguna medida.


Jung los definía como un conjunto de ideas con una carga emocional muy elevada que nos pauta una forma de ser.


En psicología, los complejos se refieren al conjunto de sentimientos inconscientes, adquiridos por experiencias vividas en la infancia y que influyen sobre la personalidad


El término Complejo en Psicología indica un conjunto de contenidos de tono emocional que se agrupan en torno a un núcleo, es decir a un tema de la vida. Por ej. el complejo que Jung llamara de Madre, que Freud denominó de Edipo; en este caso el tema fundamental, es decir el núcleo es la Madre, y se manifiesta como una persona que todo el tiempo piensa y habla de su madre.


La naturaleza de cualquier complejo es que se manifiesta un conjunto de emociones y pensamientos mecánicos, que escapan a nuestro control consciente, y que giran en torno al mismo tema una y otra vez.


Jung dice que nosotros no tenemos el complejo sino que este nos tiene a nosotros. Es importante observar que el complejo nos extrae energía psíquica reduciendo nuestra vida interior y exterior al tema determinado por el complejo.


Para Jung los complejos no son necesariamente negativos. Se convierten en negativos solamente si los ignoramos y sino intentamos resolver el conflicto que ellos señalan. Si comenzamos a trabajar para trascender el complejo este se transforma en positivo en el sentido que nos permite desarrollar en nosotros cualidades y capacidades que no realizaríamos si el complejo no se presentara para generar la suficiente incomodidad interna y externa que cuestione nuestros limitados y errados enfoques de la vida.


La Psicología de Jung al igual que otros enfoques transpersonales, sostienen, con el ej. de hombres y mujeres a lo largo de la historia, que podemos estar completamente libres de complejos. Cuando esto sucede, toda la energía que estaba encerrada en los complejos es utilizada para nuestro crecimiento interior y así expresar la creatividad necesaria para concretar nuestra misión en la vida.


Idealismo ó Expectativas


En filosofía, como idealismo se denomina la rama del pensamiento filosófico que fundamenta sus doctrinas en la preponderancia de las ideas como principio del ser y el conocer, opuesta al materialismo. En este sentido, para el idealismo los objetos no pueden existir si no han sido concebidos primero por una mente que esté consciente de ellos. El término, como tal, fue usado por primera vez en el siglo XVII para hacer referencia a la filosofía de Platón, según el cual la verdadera realidad la constituyen las ideas, y no las cosas materiales. Como tal, existen dos variantes del idealismo: el idealismo objetivo y el idealismo subjetivo.


Idealismo objetivo


Según el idealismo objetivo las ideas existen por sí mismas y solo podemos acceder a ellas por medio de la experiencia. Algunos filósofos reconocidos en esta corriente fueron Platón, Leibniz, Hegel o Dilthey.


Idealismo subjetivo


Para el idealismo subjetivo las ideas solo existen en la mente del sujeto, de modo que sin él no existe un mundo externo autónomo. Algunos filósofos de esta corriente fueron Descartes, Berkeley, Kant y Fichte.



Idealista


Este procrastinador prefiere refugiarse en la etapa de planeación idealista y sueños etéreos, así no tiene que enfrentar la realidad que implica salir al mundo con un proyecto. Este prototipo es muy frecuente, especialmente entre los emprendedores, freelancers o ejecutivos con cierto poder de decisión, sobre todo porque tienen más margen de manejo de su tiempo y sus responsabilidades.


Perfeccionista


Como su nombre lo dice, el perfeccionista busca siempre hacer las cosas de modo inmejorable (al menos en su perspectiva). La realidad es que generalmente esa actitud cubre un gran temor, un miedo a terminar algo que sea susceptible a críticas, que no sea bien recibido, que no se venda bien, etc.


El perfeccionista obsesivo está atrapado en un círculo vicioso, y prefiere seguir ajustando, editando y puliendo su trabajo, porque mientras no lo entregue o de por terminado, no correrá ningún riesgo.


Las Expectativas


Una expectativa es algo que una persona considera que puede ocurrir, es una suposición que está enfocada en el futuro, incierto y creado por uno mismo muchas veces.


En el caso de incertidumbre, expectativa es el supuesto más probable que se considera eventualmente posible. Una expectativa, que es una creencia centrada en el futuro, puede o no ser realista. Un resultado menos ventajoso da lugar a la emoción de decepción. Si sucede algo que no se espera en absoluto, es una sorpresa. Una expectativa sobre el comportamiento o desempeño de otra persona, expresada a esa persona, puede tener la naturaleza de una solicitud fuerte o una orden; Este tipo de expectativa se llama norma social. El grado en que se espera que algo sea cierto se puede expresar usando lógica difusa.


Las expectativas. Texto extraído del Diario de un Meditador. Autor: Carlos Gustavo Villamor


Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo (o no les hizo). ¡Nadie, nunca jamás te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.


Y las expectativas tú las creas con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarios. Entonces, entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de como deberían actuar las personas y Dios las que te hieren.


Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA van a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque son ideas falsas. Deja a las personas ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos, SOLO SI TE LO SOLICITAN, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad. Nadie te pertenece. Ni tus padres, hijos, amigos y parejas.


Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Ama y deja ser. Deja de pensar demasiado. Abrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu “inventario”. Cuando una persona es maltratada (por NO haber dicho o hecho lo que se esperaba de ella) por alguien, deja esa experiencia en su inventario. Cuando conoce a otro alguien, tiene miedo. Y trata de ver si la nueva persona repetirá las mismas actitudes que la que le hirieron, o sea que se predispone. Saca una experiencia de su inventario negativo. Se pone los lentes de esa experiencia y ve a las nuevas personas y experiencias de su vida con esos lentes (obviamente provoca lo que más teme). ¿Resultado? Se duplican los mismos problemas y las mismas experiencias negativas. Y el inventario negativo sigue creciendo.


En realidad, lo que hace es que te estorba. No te deja ser feliz. Y a medida que se avanza en años, se es menos feliz. Es porque el inventario negativo aumenta año con año.


Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión. La perfección no existe [de la manera que entendemos esa palabra los humanos]. Ni el padre, amigo, pareja o Dios es perfecto.


Es un concepto creado por la mente humana que, a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Un bosque perfecto serían sólo árboles, Sol, lluvia, sin bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son. Intoxícate con la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile porque te ofendió. Escucha su explicación amorosa de porqué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz. A la luz del corto periodo de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte, en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo. Es natural pasar por un período de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate con alguien para dejar fluir el dolor. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida. Y como dirían los Beatles, LET IT BE… (Déjalo Ser)


El Ocultamiento


La primera definición de ocultar en el diccionario de la real academia de la lengua española es esconder, tapar, disfrazar, encubrir a la vista. Otro significado de Ocultar es también callar advertidamente lo que se pudiera o debiera decir, o disfrazar la verdad.


Procrastinar y productividad pueden parecer antónimos, pero lo cierto es que un empleado puede ser productivo, ha finalizado a lo largo del día muchas tareas pero no deja de procrastinar. A veces trabajar mucho no es más que una forma de ocultar la pereza que nos da afrontar otras obligaciones.


Muchas veces se hace incluso de forma inconsciente, nos dejamos llevar a tareas o problemas que sabemos como resolver, y ocultamos a nosotros mismos la verdad de porque no lo hacemos.


Es mas fácil ocultarnos que reconocer que no puedo, que no sé o simplemente que no quiero.


La Compensación


La compensación es una estrategia mediante la cual se encubre, consciente o inconscientemente, las debilidades, frustraciones, deseos o sentimientos de insuficiencia o incompetencia en un área de la vida a través de la gratificación o (el deseo de alcanzar) la excelencia en otra área.


La compensación puede encubrir deficiencias reales o imaginarias y la inferioridad personal o física. Las compensaciones positivas pueden ayudar a una persona a superar sus dificultades. Por otro lado, las compensaciones negativas no lo hacen, lo que resulta en un reforzamiento del sentimiento de inferioridad.


La primera definición de este vocablo es neutralizar el efecto negativo de una determinada cosa o situación con los de otra.


También significa reparar un perjuicio o daño que se ha hecho. Asimismo es utilizar una cosa para compensar otra. En este caso se construye con régimen preposicional “con”, “por”.


En Fisiología es evolucionar un tejido o un órgano de modo de reemplazar una deficiencia estructural o funcional.


En Psicología se habla de compensación para referirse la estrategia que desarrollan las personas encubriendo, consciente o inconscientemente, frustraciones, debilidades, deseos, sentimientos de incompetencia en una determinada zona vital, por medio de gratificaciones en otra área.


Desde cualquier lugar que se mire la compensación, siempre el compensar viene para hacer sentir al ser que ha hecho algo. El ser considera “que hizo algo” no necesariamente mira “lo que hizo”


El procrastinar hace que se lleve a cabo lo accesorio dejando lo principal para otro momento.


La Represión


Represión (del latín repressĭo, -ōnis) es la acción y efecto de reprimir (contener, refrenar, templar o moderar). Tiene dos utilizaciones: en contextos políticos y sociales y en contextos psicoanalíticos (y por extensión a partir de ellos, los relativos a la sexualidad). Ambos implican la pretensión de impedir un comportamiento, o de castigarlo una vez producido, y sus conceptos opuestos son los de libertad y tolerancia. En ambos, la represión se ejerce desde algún ámbito de poder, bien público o bien íntimo.


La represión en el psicoanálisis, referida al proceso por el que un impulso o idea considerado inaceptable por la sociedad o el individuo se mantiene en el inconsciente.


La represión es uno de los conceptos centrales del psicoanálisis y designa el mecanismo o proceso psíquico del cual se sirve un sujeto para rechazar representaciones, ideas, pensamientos, recuerdos o deseos y mantenerlos en el inconsciente. De acuerdo con la teoría de Sigmund Freud, los contenidos rechazados, lejos de ser destruidos u olvidados definitivamente por la represión, al hallarse ligados a la pulsión mantienen su efectividad psíquica desde el inconsciente. Lo reprimido constituye para Freud el componente central del inconsciente. Como decía Freud: "Lo reprimido se sintomatiza".


El concepto de represión, si bien no fue definido originalmente por Freud (en el siglo XIX ya había sido utilizado por Johann Friedrich Herbart así como también por Theodor Meynert) es Freud quien logra describirlo como mecanismo esencial de la escisión originaria entre los sistemas consciente e inconsciente en el aparato psíquico. El concepto ha sido adoptado por distintas escuelas y orientaciones del psicoanálisis con diversos matices, así como también por otras teorías psicológicas, las que utilizan el término con una definición a veces muy diversa.


Para Freud la represión opera porque la satisfacción directa de la moción pulsional, que en realidad está destinada a causar placer, podría causar displacer por entrar en disonancia con las exigencias provenientes de otras estructuras psíquicas o que llegan directo desde el exterior.


Demonios Sentimentales


Cuando nuestra mente entra al mundo emocional tiende a racionalizar, pero tenemos que trabajar los sentimientos y las emociones.


Los sentimientos tienen contacto con las emociones, algunos pensamientos surgen de un sentimiento. Estos sentimientos pueden ser pulsados o gestados desde una pulsión de nuestra mente.


La diferencia es entonces que las emociones no tienen ni contacto ni invasión de los pensamientos, y los sentimientos están alquimizados por el pensamiento.


En el momento que podemos percibirlo por alguno de los sentidos vamos a poder tomar contacto con esa verdad.


En el mundo de los sentimientos vamos a poder indagar, investigar y de hecho transmutar con alguna de nuestras intenciones. Del Taller de Luz, Aanu.


Los demonios Sentimentales son La Ansiedad, La tristeza, el Tiempo, La angustia y la Depresión


La Tristeza

La tristeza como detenimiento del dolor. Del Libro Somos Chamanes.


¿Existe la tristeza? ¿O existe el detenimiento del dolor? ¿O existe la conjunción del miedo y del dolor que hace que pase el tiempo y nos vampirice la energía?


¿Es el dolor un demonio tan fuerte? ¿Es el dolor un demonio intransitable?


¿Es el dolor el demonio que nos conducirá a la apatía, a la anulación, a la adicción?


La tristeza es el estado en que los seres, al evitar el dolor y quedan atrapados en él, la viven.


Comenzar a decir “me duele”, es aceptar un síntoma y ahí comienza el trabajo de la verdad. Comenzar a decir “me duele”, es convertirme en el espejo del otro ser o de la situación. Cuando toda energía se observa en el espejo y encuentra el demonio, se detiene y toma conciencia de transformación y superación, a no ser que el parásito de la víctima gobierne su conciencia.


Todo ser que se encuentra con el demonio del dolor puede caminarlo hacia una humanización, pero todo ser perezoso y victimizado, que se detiene y se pone bélico frente a él, será tomado por otra legión de demonios que se llaman “tristeza”.


Recordemos que los demonios no son ermitaños, siempre trabajan en legiones, siempre son muchos. Con cualquiera de ellos que te encuentres, aparecen muchos, porque queda claro que una sensación demoníaca, lo primero que quiere hacerte es sentir la confusión.


La Depresión

Según la OMS, la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.


La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria.


La Depresión, según C. G. Jung

La depresión es un problema actual casi común, como su nombre lo dice, es una presión para adentro siendo por eso un estado introvertido.


Se dá porque en una situación difícil de la vida en que era necesario una reacción externa, la persona amputa su capacidad de acción, reprimiendo su fuerza, con otras palabras, canaliza la energía que debería dirigirse al exterior, hacia su interior, transformándose esta en fuerza destructiva y no constructiva . En vez de darse la "ex-presión" se dá la "de-presión".


Carl Gustav Jung en su libro "la vida simbólica", tomo 18/1 nos cuenta que atendió una mujer con depresión, diagnosticada en el hospital psiquiátrico, donde él trabajaba, de psicósis depresiva. Su hija pequeña había muerto con tifoidea. Pero esa no fue la causa directa de su enfermedad. Jung descubrió tras el test de asociación libre de ideas, que ella en su juventud amó a un hombre prestigioso en su pueblo. Por inconveniencias de la vida nunca evidenció ese amor. Se casó con otra persona con la que tuvo dos hijos. Un amigo después de cierto tiempo le dijo cuan desilusionado estaba su verdadero amor por no haberse casado con él. Después de eso ella colocó a sus dos hijos en la bañera sabiendo que el agua de esa ciudad estaba contaminada. Dejó que los hijos la bebiesen y como consecuencia la hija murió de una infección. Al aclararle Jung sobre sus intenciones y actos homicidas perante a sus hijos devido al amor no realizado o consumado, en pocos días salió de su psicosis depresiva y volvió a su casa.


El confrontamiento con la verdad, por más que sea doloroso, es curativo. Si bien esta paciente no va a solucionar el sentimiento de culpa y tristeza, ella encontró un lazo con la consciencia que le permitió por lo menos elaborarla y entender su depresión y por lo tanto nunca más cayó en la psicósis, la cual se manifiesta por la pérdida del contacto con la realidad.


Pero a la depresión tenemos que entenderla desde sus dos lados, en su inicio generalmente tiene una etiología psicológica, simbólica, pero también puede darse por una alteración profunda del sistema nervioso simpático.


Esto vemos por ejemplo en casos de agotamiento mental por excesivo estrés o trabajo, por insomnio prolongado, debilidad, enfermedad física. Aquí deberíamos preguntarnos acerca de la situación psicológica que llevó a la persona a compensar un aspecto de su vida con excesivo esfuerzo y rendimiento en su trabajo o con falta de sueño, etc.


Depresión y Procrastinación

Tal como figura en un artículo publicado en Psycology Today, las personas que sufren depresión pierden el interés en actividades que antes disfrutaban porque los sentimientos de nulidad, tristeza e irritabilidad que experimentan les hacen temer que no puedan estar a la altura llegado el momento. Por eso evitan dichas situaciones.


Asimismo, el aislamiento social que caracteriza a las personas con depresión puede llevar a la procrastinación cuando una tarea requiere realizar acciones como hacer una llamada a un extraño o conocer a alguien nuevo. Esta falta de autoestima y confianza en uno mismo puede provocar a su vez comportamientos que otros no entienden y dañar las relaciones sociales y profesionales, con lo cual la persona deprimida se siente cada vez mas avergonzada y herida, afianzándose el circulo vicioso.


Otro punto de relación entre la procrastinación y la depresión es la dificultad que tienen estas personas para planificar tareas que requieren varios pasos o subtareas, iniciar estas secuencias se les hace inasumibles que rechazan iniciarlas. Por este motivo, es muy importante que estas personas trabajen lo que se llama activación de la conducta.


Por otro lado, el hábito de rumear sobre lo que se esta postergando en lugar de afrontarlo es una tendencia que se agrava con la depresión, del mismo modo que la depresión tiene efectos paralizantes.



La Ansiedad

La ansiedad (del latín anxietas, 'ansiedad, aflicción') es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes o peligrosos, y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión.


​Es un estado de inquietud inespecífica, con miedo, aprensión, preocupación y sentimiento de incertidumbre.


La ansiedad, en su molestia, en su incomodidad, en su energía activada por las glándulas adrenalinicas de que querer salir y hacer, nos enfrenta con lo que realmente no estamos viendo en nosotros.


La ansiedad es energía mal canalizada. No exteriorizada o mal direccionada.


La ansiedad viene a mostrarnos donde nos hemos quedado quietos. Donde nos hemos detenido. Donde no hemos tenido coherencia entre nuestra sentir, pensar, decir y hacer.


Cuando nos empezamos a quedar cómodos, comenzamos a postergar como sobreadaptación en el comportamiento.


“En el momento de inspiración, de creatividad, etc. decidimos arrogantemente o soberbiamente que no es el tiempo o el momento y ahí comenzamos a darle espacio a la ansiedad. Si este comportamiento es todos los días, acumulamos energía. El cúmulo de energía es cuando la adrenalina queda sin canalizar y esa energía se queda sin utilizar” Taller de Luz.


La Angustia

Del latín angustĭa (“angostura”, “dificultad”), la angustia es la congoja o aflicción. Se trata de un estado afectivo que implica un cierto malestar psicológico, acompañado por cambios en e cuerpo.


¿La angustia, este demonio, tal vez sea el más benévolo de ellos? ¿La angustia es una canalización del dolor? ¿La angustia es un camino a la vacuidad? ¿La angustia es la puerta que rompe la hermética sombra?


La Angustia se un sentimiento que viene a salvarnos. Aparece automáticamente cuando hay una rigidez en las sobreadaptaciones y cristalizaciones. Este sentimiento puede aparecer como un mensajero…


Comienza una especie de camino donde nos limpia y nos libera en el cuerpo. Nos produce un vacío, es casi un demonio corporal.


Es la forma que tiene el sí mismo, la psiquis, de liberarse a través de nuestro cuerpo para vaciarnos del dolor y limpiarnos.


El conflicto es cuando queremos intervenir a la angustia con el pensamiento, en donde si juzgamos a la angustia vamos a estar dominándola.


Muchas veces la angustia llega por la caída del ego, por la vulnerabilidad del arrogante, para desarmar las estructuras fuertes, a romper todo tipo de defensas y la creencia de que tenemos que ser fuertes.


Nos desarma porque no somos fuertes y porque en la fortaleza y en la estructura que nos da la fortaleza, nos estamos perdiendo de todo aquello que nos puede dar información para nuestra psiquis. (Del Taller de Luz).



El Tiempo

"Tú te puedes demorar, pero el tiempo no lo hará, y el tiempo perdido nunca se vuelve a encontrar." ~ Benjamín Franklin


Definición El tiempo es una magnitud física con que se mide la duración o separación de acontecimientos. ... El tiempo permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un futuro y un tercer conjunto de eventos ni pasados ni futuros respecto a otro.


En su arrogancia el ser humano no se da cuenta que el tiempo sigue su camino, y que en su afán de controlar, ordenar y programar detiene su “tiempo”


Detiene la vida, no se toma conciencia del sentido de la vida en este demonio. Tampoco se toma sentido de la muerte.


Somos aquí y ahora, ni pasado ni futuro.-


La pregunta sería, si me muero en este instante, hice todo para lo que estoy en la tierra?


El arrogante no toma conciencia de muerte, entonces en su detener la vida, muere en vida.


Quedamos dominados por el factor tiempo y no nos damos cuenta que es el demonio más fácil de transformar. La misma energía que ponemos en generar un pendiente, podemos ponerla en accionar; y a la energía que absorbe ese pendiente le tenemos que sumar la energía de la culpa que genera un pendiente.


El demonio tiempo juega con nuestra arrogancia domesticada, se divierte con nosotros, y creemos que lo dominamos. Creemos que tenemos la virtud de detenerlo, y en realidad el tiempo no se detiene. La vida no se detiene. Nos pasa a diario. Cuando miras, ya son las seis la tarde, ya es viernes, ya es final de mes. Cuando uno mira ya es fin de año, ya cumplí 40, 50, 60. Cuando uno mira, observa; se pasa el tiempo y no sabemos cómo están nuestros seres amados. Cuando uno observa, tal vez, quizás, se nos pasó el amor de nuestra vida. Y hay algo que tiene el demonio tiempo, hay algo que él nos prohíbe, que es volver atrás.


El después es evitar, posponer, y el después tiene cobardía, arrogancia, culpa, miedo, ego. El después es creer que tenemos poder. Superar al demonio tiempo es entender que todo aquello que está detenido está muerto, y todo aquello que muere no evoluciona. Todo aquello que muere se ha terminado, y lo que está terminado no puede estar potenciado. Estamos hablando de la procastinación.


Cuando el demonio tiempo te invadió, el amor natural no está tomado en cuenta, pero es por ahí donde comienza tu superación. Conéctate con el amor natural, dinámico, y el demonio tiempo caminará compasivamente al lado tuyo. Del libro Somos Chamanes.





Entradas Recientes

Ver todo

Procrastinaciones por reclamo del universo

El Olvido Olvidar es una acción involuntaria que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, información adquirida. A menudo el olvido se produce por el "aprendizaje interferente", que

Procrastinaciones Emocionales

Aceptación Sombria Con origen en el término latino acceptatio, el concepto de aceptación hace referencia a la acción y efecto de aceptar. Este verbo, a su vez, está relacionado con aprobar, dar por bu

Procrastinación ¿Qué Significa?

Procrastinar. “El aplazamiento es el asesinato de la oportunidad” Oscar Wilde. Cuando hablamos de PROCASTINACIÓN por definición hablamos de: La procrastinación (del latín procrastinare: pro, adelante,

Commentaires


bottom of page