top of page

Pruebas que influyen al significado de la energía potencializadora


Si durante las primeras etapas de tu vida te sientes seguro y protegido, entonces confiarás en el mundo que te rodea. Si por el contrario tu concepción fue traumática, o el entorno del útero de tu madre y tu infancia resultaron bélicos, el estrés sufrido en este primer chakra tenderá a hacerte interpretar el mundo (y a los demás seres humanos) en términos amenazadores y atemorizantes.

Cuando esta energía fluye sin problemas se dice que se asemeja a una hermosa flor de loto de color rojo con un resplandeciente centro dorado. Por esta razón simboliza el potencial humano y el crecimiento espiritual, pasando por el fluir de tus emociones y finalizando su florecimiento en la luz de la creencia.

Otra resignificación de esta energía es la zona de confort o la pereza. La zona de confort es el hábito más fuerte de sacar porque es donde el humano ha encontrado la comodidad, pero es la zona donde todo está incluido, donde está lo conocido, donde está lo fácil, donde crees que tienes las respuestas a todo y crees que salir de ella puede resultar riesgoso y en ocasiones hasta peligroso. Ahí tienes la excusa para no evolucionar hacia lo nuevo. La zona de confort suele ser una torre donde el ensimismado no tiene visión de la posibilidad que atraen sus talentos.

Ahora bien: esta zona no es nada más ni nada menos que el miedo a la muerte materializado en un comportamiento, donde el ser es estático o su dinamismo es la razón en un sistema de rueda. El sistema de rueda es una forma de falso dinamismo, que es dinámico sólo en lo conocido.

La zona de confort, como ejemplo laboral, es una persona temerosa de ella misma y esclava de la escala fracaso-éxito que produce un desconocimiento de sus propios talentos. El miedo a la muerte tiende a frenar la evolución en las áreas de la vida.

Cabe destacar que el miedo a la muerte, de acuerdo a escritos junguianos, puede ser el único y/o base de incubación de todo miedo.

Entradas Recientes

Ver todo

agradecimientos

Agradezco mi ser a Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea. Rosana Schoijett, mi maestra alquímica. Jorge Miño, maestro de la potestad. Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Comments


bottom of page