top of page

sentate a ser


Sentarse a ser... Sentarse tranquilo un momento y disfrutar con los ojos cerrados del simple hecho de existir. De ser... Contemplar con nuestra vida, con nuestro yo, la inmensidad de lo que existe, el aroma del tiempo, el color de una sonrisa, la distancia que hay entre un segundo y otro, respirar el aire que nace desde lo imperceptible y llega hasta lo más recóndito de nuestra existencia. Dejar fluir el sabor dulce desde nuestro interior, y complacerse cuando aparece. Olerlo en la palma de nuestras manos, en nuestros dedos. Escuchar el sonido de la vida, ese sonido que no se escucha con los oídos, sino que se escucha con la piel. Respirar el perfume de la tierra, del agua, de los sueños. Ese aroma a tiempo. El aroma del tiempo, de lo eterno, que solo se percibe al sentarse tranquilo a ser, ese aroma a tiempo que solo se percibe al disfrutar, con los ojos cerrados... del simple hecho de existir.

Opmerkingen


bottom of page