top of page

Sobre un ritual chamánico


Sentados frente a frente como la primera y tal vez la última vez.

Su cara atravesando la penumbra, como proyectada por la luz de la vela.

Así fue como se apareció mi padre una noche, o así fue como lo imaginé.

De un momento a otro la oscuridad que tiñó nuestra relación por varias décadas pareció esfumarse.

El simple ritual hizo que viera, entendiera y sintiera todo con la velocidad de la luz.

Padre hijo, hijo padre; los roles se suceden en las vidas que vivimos y tal vez en las que vendrán.

Estamos los dos conectados, unidos.

El perdón llega cuando uno más lo desea, cuando uno está listo, y esa vez llegó acompañado por alquimia y lágrimas.

Luego, las ganas de abrazarlo, de hablarle y mirarlo a los ojos.

Tal vez fue la urgencia de su enfermedad, o la urgencia de vivir mejor o solamente el sentir el amor y agradecimiento, aquí y ahora.


Marino Balbuena

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comments


bottom of page