top of page

Temperaturas corpóreas

Dentro de las experiencias más fuertes que he vivido en el chamanismo fue cuando vi las cascadas de aguas azules en Chiapas. En el momento en que nos estábamos preparando para los 40 días de silencio, fuimos a visitar a una compañera que vivía en Tuxtla. Salimos a caminar por la selva, a orillas de un río, que terminaba en las cascadas de agua azul. Tenía mucho calor, y Juanita me dijo: desnúdate, métete al río y sólo mójate tus genitales, y deja que el calor de la selva esté en el resto de tu cuerpo. Hazlo durante 40 días. Fue impresionante cómo no sentía el calor después de esos 5 minutos de refrescar mis genitales, cómo iba cambiando, al pasar los días, se terminaba el sufrimiento de la temperatura. Mi cuerpo tomaba más firmeza y comenzaba a haber una liviandad; de ahí la frase chamánica: el cuerpo no pesa, lo que pesa es el adormecimiento de la conciencia corpórea. Pasaron muchos años y una vez al año lo sigo practicando, hasta que en el 2005 me encontré con un libro de France Guillain, que los llama “baños derivativos”. Ella lo aprende en el shamanismo australiano y lo pone como una práctica de la hidroterapia.

La hidroterapia es una rama de la hidrología que estudia la aplicación externa del agua sobre el cuerpo humano con fines terapéuticos, específicamente en la zona mecánica y térmica. No sé bien de dónde lo sabía Juanita, lo que sí estoy seguro es que lo había aprendido de sus ancestros, y no sé si ellos en algún momento del mundo estuvieron conectados con los australianos, o si sólo, todos los chamanes y shamanes observaron a los mamíferos cómo usan este recurso natural.

El baño derivativo es una forma de limpiar el cuerpo y activar el dinamismo continuo natural, por eso los chamanes dicen que hay muchas enfermedades que se gestan en el hombre occidental por tener en alta temperatura la zona genital.

La enfermedad, energéticamente, se expresa en forma de dolor o molestia, tanto en el plano físico, emocional, mental o espiritual. El ser tiene que aprender a utilizar ese dolor o esa molestia para poder caminar hacia la evolución, por eso la enfermedad no es el fin de nada, es el principio de todo. Por eso, cuando el cuerpo enferma o el cuerpo está dolido es porque el ser no ha trabajado con complitud o no le ha hecho caso a su intuición; entonces tiene que llegar una enfermedad para corregir la visión o el accionar consciente. Ojalá empezáramos a ver al dolor como el mensaje; eso significaría que no estás escuchando tu profundidad, o no estás escuchando a tu sí mismo, y en ese momento comenzaríamos un camino hacia el sí mismo que muchos lo llaman un camino de sanación.

Somos sanos, perdemos el camino, y la enfermedad y el dolor nos regresan a la sanación.

La enfermedad no es la pérdida de nada, es la llave de regreso a nuestro cuerpo natural. Cuando hemos regresado, los baños derivativos son una forma de anticiparnos por si viene “alguna prueba de sanación”. Durante todo este camino vamos a poner muchos ejemplos de “anticipaciones”.

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras finales

Comenzar a proyectar este libro fue caminar de pasado a presente, ver cómo evoluciona el canal de conciencia. El amor de este camino, los miedos transitados, las culpas que se soltaron, el dolor que h

La honestidad en relación a la compasión

“Honestidad”: cualidad del que comparte grandeza. La honestidad se traduce en el trasmitir coherente a lo que uno piensa o siente. La pregunta aquí sería si cada vez que trasmitimos algo somos conscie

El ejercicio de la gratitud

Cuando me reconozco como tierra, como materia, acepto la abundancia y doy porque ya recibo, porque soy tierra, naturaleza. Aceptar la abundancia es decir que soy creativo, alquímico. Aceptar la abunda

Comentários


bottom of page