top of page

¿Para qué me pasa eso siempre? ¿Por qué la gente que conozco actúa de esa manera? ¿Por qué enfermo? Miles de veces puedo sentirme ensimismada tratando de encontrar las respuestas fuera de mí, y fui aprendiendo que todo podría transformar, que podría encontrar muchas respuestas diferentes a una misma cosa. Porque todo el tiempo tomamos decisiones que van convirtiéndose en nuestra realidad. Cuando comprendo mi ser, recién ahí puedo comprender al otro, porque lo que veo afuera es lo que soy por dentro, pero este ejercicio de hacerme cargo de la realidad que soy, es una repetición que a veces, cachetazos de verdad, han valido mucho para no quedarme dormida.

¡Somos uno, y comprendiendo eso siento que jamás podría desconectarme de mí, ni del otro, ni de las realidades que se generan a partir de allí! Estar dinámica, natural, creativa y divertida disfrutando cada cosa hace de la existencia un camino feliz de amor y con ganas de seguir conociendo todo lo que puedo aprender. Pero es importante en mi experiencia y tal vez en la de otros, aceptar que si no reconozco mi oscuridad, jamás seré consciente de mi luz, para vivirla y expandirla, para conectarme con el universo y sentirme en mi naturaleza armónica en la naturaleza que me rodea. Unidos, pero actuando en sincronía.

Agradecer, he comprendido que es una gran base y estar abierto para que llegue todo. Y ese todo, siendo abundancia pura de aprendizaje, me lleve a recorrer un mundo diverso, enorme, amoroso, feliz, sano, sin fin, para todos, con un gran maravilloso deseo: "la ecuanimidad".

Mi agradecimiento eterno. Presenciar y vivir en esta tribu y compartir con tantos maestros tanto aprendizaje.

El dar como un acto natural sin esfuerzo. Dar, dar, y dar aún sin esperar nada a cambio, y el desapego que no sólo es parte de la entrega del dar, sino también del soltar todas esas cosas que hemos atesorado, casi como una necesidad, remarcándose como la falta para que no podamos sentirnos completos.

El apego es algo con lo que experimentamos constantemente y lo que más -tal vez- nos hace resistirnos a dejar ir, el ego, dejar de permitir que éste se apodere de mí, de algo de lo que la repetición y el hábito, más llevar a la práctica requiero. Soltar, soltar. Dinámico y unido. Laura Primerano

Entradas Recientes

Ver todo

agradecimientos

Agradezco mi ser a Marino Balbuena, por tu amor y tu potencia para que yo sea. Rosana Schoijett, mi maestra alquímica. Jorge Miño, maestro de la potestad. Lorena Butnar y Mario Miño, los amigos del "

testimonios

Como un marino solitario nadando en medio del océano, obnubilado por el brillo de las olas, no me había dado cuenta que había perdido de vista mi barco hacía mucho tiempo, y qué poca energía me quedab

Comments


bottom of page