top of page

Vocación Sanadora Encuentro #5 - El Estado Mental

Actualizado: 28 sept 2021


La mente es como el mar…¿Por qué el mar es tan grande?

Porque humildemente se ubica por debajo de los ríos aprendiendo a recibir.



Carta al Distraído

Por Bernardo Nante


Escribir una carta al distraído es como arrojar un mensaje al mar. El mar de los distraídos, su inconsciente, está lleno de mensajes perdidos. Porque el distraído lee sin leerse y mira sin mirarse. El mayor de los distraídos no se sabe distraído y cree que basta con abordar "responsa­ blemente" los asuntos cotidianos para estar "atento".

Más aún, está el distraído evidente que evita una mirada filosófica a la vida, pero también está el distraído que "filosofa" para no verse a sí mismo. Este último utiliza las armas de guerra de la razón para justificar su rutina o simplemente para distraerse de esa misma rutina.

La distracción de la distracción es un signo de los tiempos. El hombre contemporáneo está atento al devenir de lo cotidiano, a la "realidad" construida por los medios de comunicación, pero no está atento a sí mismo ni al sentido que se hace patente a cada paso. El acontecer interno y el acontecer externo son el espejo recíproco de un sentido,de una vocación que reclama.

Con las situaciones límites el distraído recibe su llamado en altavoz: allí su vida se desarma o, quizás, se descubre en las grietas de todo lo que comienza a desmoronarse. La muerte no acaba con la distracción porque, como señala la tradición de la India, la distracción es muerte. Pero a diferencia de la muerte física, la verdadera muerte, la muerte espiritual se conjura con la vida atenta, que es vida inmarcesible.



Carta al Utilitario

Por Bernardo Nante

Bueno es en principio lo 'útil', es decir, todo aquello que puede servirnos para algo. En cierto modo tiene sentido que persigamos lo útil y que desechemos lo inútil, pues siempre

necesitamos algo para satisfacer nuestra vida material y psí­quica. Pero es 'utilitario' quien guía su vida persiguiendo me­dios y cuya miopía sólo le permite ver aquello que lo satisface

mediata o inmediatamente. En todo utilitario hay un hedonista más o menos oculto, un

codicioso de materia o de espíritu que es capaz de aparentar sacrificios para obtener réditos.

Nadie menos "pragmático'' que el utilitario, pues su acción ("pragma") es ontológica­mente ineficaz. El utilitario sufre esa desmesura que consiste en vivir para obtener medios y así su propia vida se torna en un medio, en un tiempo siempre futuro y por ello vive insatis­fecho porque, paradójicamente, siempre le falta algo. Peor aún, el utilitario es presa de su propio cálculo y, por ello, es un hombre esclavo. El utilitario quisiera medirlo todo, pero olvida que sus días están medidos y, por ello, es hombre muerto.

Pero lo útil es verdaderamente bueno cuando directa o indirectamente se pone al ser­ vicio de aquello que muchas veces se califica de "inútil", como lo es el amor y la entrega des­ interesada a la verdad y al bien. Recordemos el verso de Angelus Silesius: "la rosa es sin porqué, florece porque florece".

Es de esperar que un utilitario considere esta carta ''inútil" y la rechace porque no le satisface. Sin embargo, una carta al utilitario será eficaz si permite despertarle el sinsabor de su cálculo permanente y, por ello, si una vez que descubre su utilidad, la desecha porque ya Su propia vida la trasciende.

Cada obra tiene su propio destino,señalaban los latinos. Que el último destino de esta

carta sea ''inútiI''.



Sanación

“Parte de la curación está en la voluntad de sanar”. Séneca El concepto fundamental para cualquier método de sanación es la fe. Es aquí donde el ser humano divide la carne del espíritu. Cuando uno va a ayudar a la sanación o la autosanación tiene que empezar por el sistema de creencias de la persona. Ese es el principio de todo. En segundo lugar, la técnica que vas a usar. Hay miles, meditación, reiki, oración, cromoterapia, musicoterapia, imposición de manos, gemoterapia. Todas son, nada más ni nada menos, que la administración de energía con el fin de reestablecer la salud. Cabe destacar que los seguidores de la sanación espiritual no rechazan a la medicina oficial. La curación espiritual es una alternativa que va a buscar la profundidad del tema. En cambio, la medicina oficial se encarga de sacar la molestia del síntoma por eso a la sanación como derecho, no la vamos a llamar ni terapia complementaria, ni suplementaria, ni alternativa. No, la sanación es un derecho y la enfermedad es una puesta a prueba del derecho a la sanación. Cada enfermedad para nosotros va a ser una prueba de sanación. Cada enfermedad para nosotros va a ser la conexión con la incertidumbre, y así tomar caminos de sabiduría. Cada enfermedad para nosotros va a ser el agradecimiento continuo del cuerpo que tenemos. Cada enfermedad para nosotros va a ser que honremos a nuestro cuerpo. Entonces sanar es mirar más allá de la enfermedad. Sanar va a ser un acto de insight y un acto de despertar algo del inconsciente para hacerlo consciente. El sanar y el curar puede convivir perfectamente. Los médicos curan sintomatología con la ciencia. Nosotros vamos a aprender en este capítulo a sanar con la naturaleza.


Energía con las manos

En los últimos tiempos la medicina ha avanzado de forma acelerada. Si bien podría estar mucho más avanzada, hay que reconocer que los fármacos son una forma rápida de solucionar problemas o síntomas muy molestos, pero también los métodos antiguos de curación siguen vigentes y dan muestras de sus increíbles poderes. Muchos se preguntan ¿por qué la medicina no desplazó a la curación alternativa definitivamente? Hay un sólo elemento, la fe. ¿Qué es la fe? La fe es la poderosa herramienta que sigue y seguirá existiendo muy en el interior de cada ser. Por eso yo creo que cuando nos ponemos a ayudar, lo primero que tenemos que hacer es una reconexión con esta parte del individuo. Yo siento que Carl Gustav Jung nos dejó un descubrimiento increíble. Descubrió en qué parte de la psiquis se encuentra la fe y ese lugar se llama el sistema de creencias individual. El sistema de creencias no sólo nos sirve para la sanación, también es increíble cómo este sistema ha creado nuestra visión de la perfección. Nos ha hecho jueces y víctimas de la perfección, a través de miles de comportamientos. Y no sólo nos planteamos la perfección en el ser individual, sino que también juzgamos nuestra sociedad y a nuestros pares a través de ella. ¿Qué es la imposición de manos? Es la restitución energética a través de un canal del sistema de creencias. Hay muchas cosas para tratar antes de llegar al paso energético. Primero, conexión entre las personas. Segundo, investigación del despertar de la persona. Tercero, investigación glandular o chakrática de la persona. Cuarto, investigación de la atracción de la persona (atraigo y conecto sólo con lo similar). Quinto, conectarte con tu fe y tu canal. Sexto, dejar los dones psíquicos que fluyan. Séptimo, no tener sólo a la palabra para explicar la sensación que tuviste, la palabra es limitada para explicar la energía. Octavo, la última sensación tiene que ser de compasión. Igualmente, después vamos a desglosar cada una. Ahora, centrémonos en la imposición de manos. La curación a través de las manos es un método antiquísimo de sanidad que les era otorgado a los hombres como intermediarios de la energía del alto astral. Dentro del cristianismo podemos decir que el bautismo, la comunión y todos los sacramentos son una forma de imposición de manos. También lo es la unción de los enfermos. La Biblia manifiesta que esta práctica es una doctrina, utilizada por personas confiadas en sus dones de intermediación con la energía de dios, debido a que tenían el don de canalización más fluido y fácil. En 1774 Franz Anton Mesmer, era un médico que utilizaba la imposición de manos y la llamó, magnetismo animal, él decía que había una energía universal que se podía dirigir y de esa forma curar cualquier desequilibrio espiritual, emocional o físico. Al principio la técnica era pasar imanes alrededor del cuerpo de la persona y de esa manera armonizar el magnetismo del ser. Con el tiempo dijo que no era necesaria esa rutina. Consideró entonces que bastaría magnetizar ciertos elementos para que transmitieran sus efectos sanadores, cuando las personas lo tocaban. Esta sanación era la fe que tenían las personas en los elementos. En la década del sesenta es cuando se afirmó que la energía de las manos de ciertas personas era realmente efectiva a la hora de curar enfermedades. Hoy en día todos somos portadores de ese don. ¿Cómo se llama? La autosanación y la sanación. Ahora, también tienes que observar lo importante que es el tacto en nuestras vidas. Si no eres sinestésico, es difícil que logres la verdadera transmisión de fe y energía. Observen a los bebés. El simple contacto con la piel de su madre, es el bálsamo que tiene para sus dolencias. En los bebés se ve como interactúa la energía constantemente. Tal vez, sea necesario ahora ver el primer paso hacia la imposición de manos.



El timo

En la bioenergía los líquidos son potenciados por el octavo chakra, el timo. El lugar que ocupa en el cuerpo corresponde a la glándula timoidea. La meditación timoidea es una de las más contemporáneas, pone a la evolución del cuerpo en primer lugar y presta atención sobre las investigaciones de la medicina que hablan del timo como uno de los protagonistas de la calidad inmunológica de tu cuerpo. Físicamente es la madre de todas las glándulas. Emocionalmente es la que abre, fluye y sincroniza. Mentalmente tiene la capacidad de la posibilidad, y espiritualmente su conexión continua con la incertidumbre te hace evolucionar. La glándula timoidea es una parte fundamental para tu sistema inmunológico. El despertar de este centro no sólo es evolucionar las células, sino que también es tomar conciencia de la calidad que el hombre debe adquirir en su sanación, no para confrontar enfermedades, sino también para adquirir mayor despertar de los talentos corpóreos. Sus canales fluidos, arterias, venas y ganglios, son los ríos que comunican todos los órganos; por eso su conciencia del pensar suele ser la conciencia del sanar. Produce linfocitos especiales llamados células T, vitales para el sistema inmune. Regula el crecimiento y las contracciones musculares. Asimismo activa el flujo de la energía. Es el alerta para las sustancias contaminantes. Recientemente se ha investigado que no se encoge con la edad, y que sólo baja su nivel productivo de células T. Galeno, médico griego, le dio su nombre, que significa: ramo de flores de tomillo; y dijo que era el aliento del alma. El timo es físicamente evolutivo, emocionalmente compasivo, mentalmente sincrónico y espiritualmente inspirado. Cuando estos cuatros estados se integran, es un conductor de la iluminación. En esta conciencia es importante el comportamiento compasivo. El ser evoluciona a través de la ecuanimidad y la vacuidad con los otros y con él mismo. Por eso el agua, la sanación, la compasión, son las estructuras básicas de los próximos textos.



Cuento sufí de la piedra

La Piedra. El distraído tropezó con ella. El violento la utilizó como proyectil. El emprendedor construyó con ella. El campesino, cansado, la utilizó de asiento. Para los niños, fue un juguete. David mató a Goliat con una piedra. Y Miguel Ángel le sacó la más bella escultura: La piedad. En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre. No existe "piedra" en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.


La simplicidad del timo

Después de leer toda la información me gustaría unificar en breves palabras qué es la energía timoidea. Timo es la conciencia del pensar donde la actitud de la mente requiere de alivianar, fluir, accionar, sin tener ningún lugar donde llegar. Timo es encontrarse con el igual, sabiendo que el prójimo es nuestro espejo. Timo es saber que tu mente, a través del pensar, es un canal de conciencia infinita. Timo es saber que es en tu cuerpo donde radica la verdad de tu comportamiento. Timo es saber que eres espíritu en una experiencia humana que no es la primera ni la última. Timo es entender que la evolución es esférica y no es un camino lineal-vectorial. Timo es ser más socrático. Es no saber nada porque el camino esférico requiere desaprender lo aprendido constantemente. Timo es comportarte con fluidez como lo hace tu cuerpo, como lo hace la naturaleza. Podemos así concluir que hay una diferencia entre la conciencia del sentir y del pensar. Sentir es continuidad, y el pensar es la fluidez que nos da conciencia del evolucionar. “He sido tildado de caprichoso al querer trabajar el octavo chakra (el timo) pero creo que el hombre contemporáneo requiere de una transformación en su forma de pensar. Unir el consciente con el subconsciente, tal vez es el paso hacia el encuentro que necesita la masa colectiva dividida en castas, civilizaciones y cultos. Cuando esta unión se produce, deja la mente de tener control y está abierta a tomar conciencia de aquello que está reprimido y en el plano desconocido. Fluir es el encuentro con la sincronicidad que apoya el universo. Ser como el mar, como el río. Dinámicos, continuos. Dinámicos por amor, dinámicos sin esfuerzo. Esa naturaleza requiere de amar lo que haces, o de hacer lo que amas". Timo es hacer lo máximo posible, con el menor esfuerzo, porque es la facilidad del hacer cuando haces lo que te apasiona. Timo es llegar al “cómo” sincronizado con el universo, desapegando la gran interrogación en el absoluto.

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page